Filatelia mexicana sobrevive a pesar del correo electrónico