Obras de Gustav Klimt, un imán para el público