Muestra en Bruselas desentraña la propaganda nazi