El "primer británico moderno" tenía piel oscura: estudio