El símbolo de la paz cumple 60 años