Unesco reconoce Archivo de Comerciantes de la UIA

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El Archivo de Comerciantes, preservado en la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero (BFXC) de la Universidad Iberoamericana (UIA) recibirá el reconocimiento Memoria del Mundo México de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como patrimonio documental de la Humanidad.

La entrega de dicho reconocimiento se realizará el próximo 4 de marzo, dentro de las actividades de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FIL).

En un comunicado, la Universidad Iberoamericana informó que este archivo –que integra documentos de entre 1757 y 1850- contiene información sobre las actividades comerciales en la Nueva España y su vinculación con el sistema económico mundial, mediante la importación de productos procedentes de reinos americanos, de Europa y Oriente. Los documentos dan cuenta y datos sobre la exportación de productos como azúcar, añil, la grana, cacao y algodón, entre otros.

Entre el acervo que conforma este archivo histórico se encuentran 74 volúmenes de correspondencia escrita por diversas personas de origen vasco que se dedicaron al tráfico comercial en las principales plazas de los territorios de la monarquía hispánica; 65 libros contables; 12 libros sobre diversos temas, más 12 cuadernillos y hojas sueltas, que proporcionan información sobre ventas y cuentas corrientes.

“Este fondo documental es único en el mundo y con la información que brinda se han elaborado diversos artículos, libros y tesis en México y en países de América Latina”, con lo cual nos permite tener un mejor conocimiento de nuestra historia y, a través de ellas, de nuestro presente, señala la Universidad Iberoamericana.

En la década de los 70, una joya documental se encontraba olvidada en el interior de una bodega en La Lagunilla (barrio en el centro de la Ciudad de México). Corría el año de 1975 y la UIA estaba en plena instrumentación de la reforma académica, cuyo objetivo era conformar los departamentos como unidades de investigación, docencia y difusión.

En este contexto, Teresa Franco, académica en ese momento del Departamento de Historia, informó que un familiar conocía a un vendedor que conservaba documentos que podrían interesar a la Universidad. Nadie sabía que en ese fondo se encontrarían dos archivos importantes: uno sobre haciendas en Tlaxcala y el de Comerciantes.

De acuerdo con la Dra. Cristina Torales, quien actualmente es académica del Departamento de Historia de la UIA e integrante del equipo que en su momento se encargó de clasificar el material histórico, en una primera reunión se presentaron 20 materiales atractivos, pero que no permitieron tomar una decisión sobre su compra.

Fue por ello que solicitaron el material completo para su estudio. En una camioneta llegaron los libros, hojas sueltas y libros contables. “Nos los prestaron una semana y los revisamos en la casa de Tere Franco, quien prestó su garage. Ahí estuvimos un fin de semana clasificando, viendo el conjunto; nos dimos cuenta que no era sólo un archivo, sino varios”. De la revisión se observaron documentos que más tarde serían englobados en el Archivo de Comerciantes.

Torales Pacheco afirmó que este fondo documental que resguarda la UIA es una mina de oro y supera, incluso, al alojado en el Archivo General de la Nación, donde hay pocos libros sobre el Consulado de la Ciudad de México —organización de comerciantes fundada desde el siglo XVI, que se consolidó como espacio rector de la economía en la Nueva España y sus vínculos con los grandes mercados comerciales: Europa y Asia—, y el tráfico mercantil.

Últimas noticias