Uso de neonicotinoides, de alto riesgo para abejas

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Londres. Las abejas silvestres y melíferas están en riesgo por el uso de tres pesticidas de un grupo conocido como neonicotinoides, dijo el miércoles el organismo de control de sanidad alimentaria de Europa, confirmando preocupaciones previas que desataron una prohibición en la UE al uso de esos químicos.

El reporte de la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (EFSA, por su sigla en inglés), que estudió las abejas silvestres y melíferas e incluyó una revisión sistemática de evidencia científica publicada desde la evaluación del organismo del 2013, es considerada crucial para determinar si la moratoria europea sobre el uso de los neonicotinoides sigue vigente.

El análisis de riesgo actualizado encontró variaciones según factores como especies de abejas, exposición y pesticidas específicos, "pero en general el riesgo a los tres tipos de abejas que hemos evaluado está confirmado", dijo José Tarazona, director de la unidad de pesticidas de la EFSA.

La Unión Europea ha implementado desde 2014 una moratoria sobre el uso de neonicotinoides -fabricados y vendidos por varias compañías que incluyen a Bayer y Sygenta- después de que investigaciones de laboratorio apuntaron a potenciales riesgos para las abejas, que son cruciales para polinizar los cultivos.

Las compañías químicas de cultivos han argumentado que la evidencia en el mundo real muestra que no se puede culpar solamente a los pesticidas neonicotinoides por la caída global del número de abejas en los últimos años. Y afirman que es un fenómeno complejo causado por varios factores.

Dos grandes estudios de campo en Europa y Canadá publicados el año pasado que buscaron examinar los efectos en el mundo real hallaron resultados mixtos. Encontraron algunos impactos negativos después de la exposición a los neonicotinoides en poblaciones de abejas salvajes y melíferas, y también algunos positivos, dependiendo del contexto ambiental.

El reporte de la EFSA difundido el miércoles analizó en detalle tres neonicotinoides específicos -clothianidin, imidacloprid y tiametoxam– y evaluó la exposición de las abejas a ellos a través de tres vías: residuos en el polen y néctar de las abejas, polvo caído durante la siembra o aplicación en semillas tratadas, y consumo de agua.

Algunos escenarios, por ejemplo cuando los pesticidas son usados en cultivos dentro de invernaderos de vidrio, presentan un bajo riesgo para las abejas, dijo Tarazona a Reuters. Pero en otros, como el uso de neonicotinoides sobre campos de cultivos en flor que atraen a las abejas, muestran un riesgo alto.

Últimas noticias