Tensión en conflicto del IPN y la Asamblea General Politécnica

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El conflicto que se vive en el Instituto Politécnico Nacional (IPN) pasa por momentos de tensión. El diálogo entre las autoridades del instituto y la Asamblea General Politécnica (AGP) no ha avanzado, sin embargo, se han registrado acusaciones mutuas y hechos de violencia.

La AGP mantiene tomadas desde la semana pasada las instalaciones de las Secretaría Académica y de Posgrado del Politécnico en demanda de diálogo con los directivos respecto a que se autorice un mayor número de solicitudes de cambio de carrera de estudiantes.

Las autoridades del IPN han indicado que el periodo de cambios de carrera ha concluido y que realizar nuevos cambios va contra la legalidad.

El jueves, uno de los alumnos que participa en la AGP fue golpeado por un grupo de jóvenes cerca de la zona de gobierno del Instituto, indicó el organismo que coordinó el movimiento estudiantil de 2014.

En un video difundido por la AGP se observa a un grupo de jóvenes que arrancan carteles que la asamblea colocó en las instalaciones que tiene tomadas. Luego de ello, un ex alumno del IPN agrede a Donovan Garrido, alumno de posgrado de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura.

La Asamblea responsabilizó en un comunicado al director del Instituto, Mario Rodríguez Casas, de las agresiones.

El Instituto acusó en un comunicado a la AGP “de mentir otra vez a la comunidad politécnica”. Negó “categóricamente haber participado de manera directa o indirecta en la presunta agresión” y señaló que la AGP “mantienen en su poder ilegalmente el edificio”.

De acuerdo con el Instituto, las agresiones al estudiante se debieron a “problemas personales y de liderazgo dentro de la AGP”.

La administración del IPN dijo que “no realiza, ni realizará acciones violentas o ilegales contra cualquier miembro de su comunidad” y que privilegiará el diálogo como “el único mecanismo para atender” las solicitudes y demandas de su comunidad.

Por la tarde de ese viernes, funcionarios del IPN y la AGP sostuvieron un encuentro breve para intentar retomar el diálogo, pero no prosperó.

El secretario general del IPN, Héctor Martínez Castuera, y el abogado general del Politécnico, José Juan Guzmán Camacho, entre otros funcionarios, se reunieron con representantes de la AGP y plantearon que es necesario que sean liberadas las instalaciones tomadas por los alumnos, pues ahí se realizan actividades para el funcionamiento del Instituto.

La AGP demandó una mesa de diálogo con el director Rodríguez Casas y señaló que no liberaría las instalaciones hasta que se concrete el diálogo.

Los funcionarios politécnicos dijeron que como responsables de los edificios y del funcionamiento del Instituto están obligados a “actuar en consecuencia” y si no se libera el inmueble “la consecuencia lógica es que nosotros realicemos las acciones que nos corresponde hacer”.

Últimas noticias