Balance de la Jornada / Marlene Santos Alejo

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. En el manejo del futbolmexicano se perdieron las formas, no hay disimulo ni pudor y las vueltas de timón para favorecer a unos cuantos son grotescas, descaradas. El reglamento tiene más enmiendas que artículos y lo mismo se aumenta a 20 equipos que a la vuelta de la esquina se retrocede.

Algo está podrido. Las televisoras tienen la sartén por el mango, disponen a su albedrío –a su conveniencia– del deporte favorito de los mexicanos sin que nadie las perturbe. Confabulan, amordazan y chantajean a sus socios, y son capaces de aterrizar los proyectos más ilógicos con tal de maquillar su ineptitud y voracidad.

Lea aquí el texto completo. 

Últimas noticias