Inconformidad en el primer día de operación de L7 de Metrobús

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Personas, estresadas y molestas caracterizaron las primeras horas de operación de la Línea 7 del Metrobús en la estación Campo Marte, el motivo, retraso en el traslados a sus actividades laborales en la zona de Santa Fe de hasta de una hora y 45 minutos y aumento de más de cien por ciento en el costo del pasaje hasta su destino final.

La nueva opción de transporte en el Paseo de la Reforma obliga a los usuarios a tener que salir de sus casas más temprano, pues tendrán que caminar de la estación Campo Marte a la altura de la Fuente de Petróleos para abordar otro transporte que los lleve a Santa Fe, el traslado implicará que adicionalmente a los seis pesos que pagan por el Metrobús deban pagar otros siete pesos a otro transporte que vaya hacia el poniente de la Ciudad.

Ente las 7:30 y 8:30 de la mañana del lunes el tráfico fue infernal sobre la prolongación de Reforma desde el entronque a Mariano Escobedo y así se mantuvo hasta la terminal ubicada en la estación Campo Marte, engrosan el tráfico decenas de microbuses que van al Toreo y Satélite y autobuses del gobierno capitalino y concesionados que van hacia Santa Fe y el kilómetro 14, pues todos estos transportes también circulan por el carril confinado del Metrobús y los microbuses hacen descensos y ascensos en cualquier punto, otro aspecto que se pudo apreciar es que los taxis no saben dónde hacer ascensos y descensos e interrogados al respecto policías no supieron explicar dónde se hará la parada a los taxis y dónde se podrán bajar los usuarios de estos.

Una de las molestias más sentidas es que las personas se vean obligadas a pagar un doble pasaje para llegar a Santa Fe, otra es que las que laboran en las inmediaciones de Palmas tengan que optar por caminar entre 15 y 20 minutos desde Campo Marte hasta Prado Norte o Montes Urales, pues les resulta mejor esto que esperar a abordar un transporte a la altura de la Fuente de Petróleos porque los camiones que van hacia Santa Fe pasan llenos.

Algunos usuarios, señalaron, que las unidades son cómodas y bonitas, aunque consideraron que el segundo piso “puede ser incómodo para las personas altas pues deben doblar él cuello y caminar así por el pasillo antes de encontrar un lugar para sentarse”, el conductor de una de estas unidades indicó que el segundo piso tiene una altura de 1 metro 70 centímetros de alto. Otros cuestionaron que las incomodidades aumentarán durante la temporada de lluvias y los días de altas temperaturas.

Últimas noticias