Presenta UNAM Clínica de Atención Integral para Adicciones

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Especialistas de la UNAM presentaron este martes la Clínica de Atención Integral para las Adicciones (CLIA). Uno de los retos de este espacio es vencer el estigma mostrar que las adicciones son un problema de salud mental. Y es que en la sociedad aún persisten estigmas respecto a la salud mental que llevan a que quienes requieren atención no la busquen.

Silvia Ortiz, jefa del Departamento de Siquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina (FM), al que pertenece la CLIA, explicó en la presentación de la nueva clínica que es parte de los servicios que ofrece la Universidad a su comunidad.

En la primera etapa de la Clínica se atenderá únicamente a miembros de la comunidad universitaria de entre 12 y 30 años de edad.

“Estamos siempre luchando con el estigma, los servicios de salud mental y los siquiatras en especial. Esto hace que las personas no consulten a los especialistas para tratar trastornos mentales y menos para las adicciones”, de acuerdo con Ortiz.

Buscar tratamiento para las adicciones y ser atendido por un siquiatra, es en la sociedad mexicana “un doble estigma”, considera la especialista, que al presentar la CLIA explicó que la Universidad ofrece desde hace 60 años servicios de atención a la salud mental y que siempre han tenido solicitudes de tratamiento de adicciones.

Con la apertura de la clínica esperan que “se vaya modificando el estigma que tiene este tipo de trastornos y problemas”.

La CLIA funcionará con un modelo multidisciplinario flexible e innovador de atención a las adicciones. Los universitarios que de manera voluntaria lo soliciten serán atendidos de manera confidencial por equipos de trabajadores sociales, siquiatras y sicólogos -jóvenes en su mayoría-, que los acompañarán a ellos y a sus familias durante el tratamiento.

Uno de los objetivos de la clínica es que los universitarios acudan a ella a recibir información respecto al consumo de drogas y las adicciones y que luego decidan si requieren tratamiento. De acuerdo con la CLIA, es importante que los jóvenes aprenda a detectar riesgos y que las adicciones se atiendan desde una perspectiva de salud pública y no punitiva.

“Lo que queremos en esta clínica -indica Ortiz- es abrir las cosas, hablarlas directamente , y también ofrecer un acompañamiento y un apoyo” y sostuvo que de ningún modo piensan promover el consumo.

El bajo rendimiento escolar,cambios repentinos de conducta, la depresión, afectaciones en la vida personal, el trabajo, la familia son signos de que puede haber algún trastorno mental o un patrón de consumo que requiere atención.

La especialista señaló que las características de los consumidores universitarios no difieren de las del resto de la población joven del país. En México, dijo, las encuestas sobre adicciones señalan que los jóvenes consumen primordialmente sustancias como tabaco, alcohol y marihuana, y que el consumo y las adicciones son un problema en aumento.

Las adicciones se presentan de forma conjunta con algunos trastornos mentales como la ansiedad y la depresión, pero se ha detectado que éstas tienden a ocurrir antes de que empiece el consumo de drogas, de acuerdo con información de la clínica.

Si la dependencia no se trata en la adolescencia habrá 3.2 veces más riesgo de dejar la escuela, 18 veces más riesgo de desarrollar adicción a las drogas, según la CLIA.

La CLIA, cuya puesta en marcha se planeaba desde el año pasado, está en el Departamento de Siquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina, en Ciudad Universitaria. Los servicios tendrán una cuota de recuperación de 50 pesos por consulta y los pacientes deberán presentar su credencial actualizada de la UNAM para recibir atención.

Últimas noticias