Prevén golpe de aranceles al peso y a tasa de cambio

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El tipo de cambio puede llegar a 21 pesos por dólar en una y dos semanas, y el Banco de México (BdM) subirá la tasa de interés interbancaria para controlar la inflación, como consecuencia de los aranceles impuestos por Estados Unidos al acero y aluminio que importa desde México, advirtieron doctores en economía del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM.

Si bien acotaron que los efectos de estas medidas no serán inmediatas, consideraron que en el mediano plazo también se afectarán empleos en las industrias de acero y aluminio y entre los transportistas, al tiempo que aumentarán los precios de algunos productos.

Más del 61 por ciento de los productos de acero se concentran en la industria de la construcción así que pueden subir los precios tanto ahí como en la industria automotriz, en la industria eléctrica y electrónica, y en la fabricación de maquinaria y equipo, detallaron Gerardo González Chávez y José Manuel Márquez.

En el sector hay 670 mil empleos directos e indirectos en la industria del hierro y el acero, así que si disminuye el volumen del comercio bilateral "los primeros perjudicados" serán ellos, puntualizó José Nabor Cruz Marcelo, investigador en Economía Aplicada del IIEc y coordinador de Posgrado de Economía de la UNAM.

Si bien los investigadores elogiaron la rapidez y contundencia con la que México, a través de la secretaría de Economía (SE) que encabeza Ildefonso Guajardo, respondió el pasado 31 de mayo con medidas similares al anuncio arancelario del gobierno del presidente Donald Trump, para 3 productos de acero, embutidos, paletas de puerco y algunas frutas que se importan de estados con mayoría republicana, Cruz Marcelo advirtió que su efecto puede perder peso entre más se tarde la dependencia en publicar cuándo entrarán en vigor dichas medidas y a qué fracciones arancelarias se aplicarán en concreto, como sí lo hizo Canadá.

Mientras más días pasen, la represalia económica de México contra Estados Unidos pierde peso político pero también tiene consecuencias económicas porque genera incertidumbre entre los industriales que no saben con precisión cuáles productos serán sujeto de arancel pues incluso hay cargamentos detenidos en la frontera, puntualizó.

Con los aranceles, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) quedó prácticamente en "punto muerto", dijo el especialista y consideró que, en lo inmediato, México debe aliarse con Canadá y acercarse a China porque mientras Trump permanezca en el poder no se vislumbra un cambio en la política comercial.

A su vez, Gerardo González Chávez, economista especializado en temas laborales, planteó que México debe impulsar su mercado interno y apoyar a sus propias empresas e industrias, de la misma manera que lo hacen Estados Unidos y China. Advirtió que por la alta dependencia que México tiene de Estados Unidos, se corre el riesgo de que el gobierno de Trump decida limitar sus exportaciones de gasolina y alimentos como respuesta a los aranceles que la SE anunció.

El 60 por ciento de las gasolinas que se consumen en el país provienen de Estados Unidos y México es uno de sus principales compradores de alimentos, sobre todo el granos básicos, dijo.

González Chávez consideró que los recursos que obtenga el gobierno mexicano por la imposición de aranceles a los productos estadunidenses deben destinarse, en el corto y mediano plazo, a fabricar justamente los productos que  compra a Estados Unidos y que hacen falta en el país, sobre todo en energéticos y alimentos.

Otro de los investigadores del IIec, Andrés Blancas, expresó que el "ataque arancelario" de Estados Unidos representa una oportunidad importante para que México lleve a cabo un cambio en su política económica y establezca una nueva estrategia de política industrial enfocada a aumentar la productividad, en beneficio de los trabajadores y los bolsillos de la poblacion, en general.

También deben ampliarse las atribuciones del Banco de México (BdM) para que además de controlar la inflación fomente el crecimiento económico del país, como ocurre con la Reserva Federal de Estados Unidos (FED).

José Manuel Márquez sostuvo que, en lo inmediato, México debe aprovechar la red de tratados comerciales que tiene para impirtar de otros países los productos de Estados Unidos a los que impondrá arancel.

Últimas noticias