México se adelantó a UE y Canadá con aranceles: Guajardo

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Los aranceles de 10 por ciento a carne de puerco y de 15 por ciento en diversos quesos que a partir de este martes se deberán pagar si se importan desde Estados Unidos, subirán en un mes a 20 y 25 por ciento, respectivamente, anunció el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, quien ponderó que México fue el primer país en hacer efectiva la represalia comercial contra Estados Unidos, por los aranceles que impuso al acero y aluminio desde el primero de junio, dado que la Unión Europea y Canadá aplicarán medidas similares hasta el 20 de junio y el primero de julio, respectivamente, después de que lleven a cabo un periodo de consultas interno.

Si bien dijo que el primer criterio para seleccionar los 71 productos estadunidenses siderúrgicos, industriales, agroalimentarios y de aluminio a los que se impondrán aranceles es “el bienestar de los mexicanos”, también admitió que “sin duda hay un ajuste e impacto pero se buscó “minimizar lo más posible el impacto de la inflación” y contar con fuentes alternativas de compra en otros países para no impactar las cadenas productivas nacionales.

Sobre el puerco, del que México es deficitário, es decir importa más de lo que exporta, explicó que al que provenga de Estados Unidos “se le aplica un primer arancel de 10 por ciento para que los productores comiencen a agilizar sus procesos de importación y a utilizar cupos de otros países para que no tengan una afectación inmediata.

Al mes está planeado que (el arancel) sea de 20 por ciento”. En el caso específico de quesos “también tendrán una entrada de dos niveles, escalonada: una primera entrada de 15 por ciento y una segunda entrada que llegará a 25 por ciento”, abundó Guajardo, entrevistado en la Conferencia Internacional Anual de Medición del Desarrollo Regulatorio de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

La carne de cerdo destinada a la producción de embutidos, dijo, se puede importar desde Europa para lo cual se abrieron cupos de importación al respecto así que aunque el arancel impuesto a este producto sea de 25 por ciento en total al cabo de un mes, es “muy debatible” que el impacto económico en dicha cadena sea en la misma proporción. Sostuvo que se calcula en 3 mil millones de dólares la afectación económica que tendrá México por los aranceles de 25 y 10 por ciento al acero y aluminio nacionales que Estados Unidos aplica desde el primero de julio.

Así que “queremos corresponder exactamente en proporciones y montos iguales...Mantener la proporcionalidad es decir, me afectaste en tanto, te contesto exactamente igual, es decir ni más ni menos”, puntualizó Guajardo. Insistió en que los productos estadunidenses siderúrgicos, industriales, agropecuarios y de alumunio a los que México determinó aplicar arancel fueron seleccionados a partir de los siguientes criterios: no dañar la competitividad de las cadenas productivas nacionales, reducir el impacto inflacionario y que no formen parte de la canasta básica o no la impacten.

Sobre los aranceles escalonados para la carne de puerco y los quesos, indicó que la decisión se tomó así para no afectar de manera inmediata a los empresarios mexicanos que importan ambos productos y darles tiempo para buscar alternativas de compra en otros países. Sin embargo, también se buscó que el primer impacto sea “contenido, a cierto nivel” para productores agropecuarios de Estados Unidos que, dijo, han sido aliados de México y han pugnado porque se logre “un buen” Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Es, comentó, mandarles un mensaje y “darles tiempo que, en su expresión ante su propio gobierno, ojalá alentemos a que volvamos a la normalidad y la posición original”. En torno a la nueva investigación sobre las importaciones de automóviles que comenzó el gobierno estadunidenses, argumentando cuestiones de seguridad nacional como lo hizo con los casos del acero y aluminio, el secretario indicó que no necesariamente estará lista en el corto plazo pues recordó que en éstos últimos casos se llevó 270 días. La controversia comercial entre México y Estados Unidos actualmente se lleva en dos foros: en la mesa de la renegociación del TLCAN y ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), ambas independientes entre sí en tiempos y evolución.

Últimas noticias