Concamin ve buenas “señales” para renovación del TLCAN

Compartir en Facebook Compartir en Google Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Pese a la nueva andanada de críticas que el fin de semana hizo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, contra el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Canadá y México, el sector privado mexicano confió en que seguirá la renegociación e incluso, Francisco Cervantes Díaz, dirigente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), dijo que se abrió una nueva ventana de oportunidad al respecto.

“Estoy seguro que en unos meses estará (el tratado). Vean las señales que mandaron. Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, dijo que después de las elecciones de México se abre una ventana importante. Son señales importantes, son ventanas que nos dan, de repente las cierran y las vuelven a abrir, es un poquito de negociación pero vamos bien”, señaló el empresario, entrevistado tras participar en el seminario México 2018: La responsabilidad del porvenir del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económicos (IDIC).

“El costo y precio político para Trump sería muy alto si saca a su país del tratado”, aseveró a su vez Eugenio Salinas, integrante del cuarto de junto del sector privado en la renegociación del TLCAN y sostuvo que funcionarios del gobierno estadunidense reiteraron que no tienen intención de abandonarlo. Las declaraciones y actitudes de Trump constituyen “un juego de presión”, pero no tiene intención de denunciarlo, insistió Cervantes. "Finalmente (el tratado) es entre las iniciativas privadas, no entre los gobiernos que la verdad se nos meten de más y hay presión y cartas de allá de empresarios, senadores del mismo partido que Trump y de hasta militares y comandantes para decirle a su gobierno que México es importante en la relación comercial”, abundó.

Aunque Eugenio Salinas sostuvo que hay incertidumbre, Cervantes rechazó que ésta haya generado un freno en las inversiones en México, como han advertido diversos analistas.

“Van a ver que esto va a seguir. No hay que preocuparnos porque hay un tratado actual que sigue funcionando. Traemos el tema de los aranceles al acero y aluminio de México pero ya nos fuimos a la Organización Mundial de Comercio (OMC) pero todo lo demás sigue fluyendo”, indicó.

El dirigente de la Concamin, destacó, entre risitas, que el fin de semana Estados Unidos y Canadá “ya se agarraron” porque Trump “apuntó sus flechas” hacia ese país y no hacia México, al tiempo que dijo que el presidente canadiense Justin Trudeau fue muy valiente. Eugenio Salinas sólo comentó que en la reunión del G7 los mandatarios de las potencias participantes y de la Unión Europea “nos dieron la razón” sobre el error que comete Trump al haber impuesto aranceles a las importaciones de acero y aluminio.

Salinas consideró que todavía es "muy prematuro” saber el impacto que tendrán en México los aranceles que Estados Unidos impuso a las importaciones de aluminio y acero mexicanos, pero dijo que el sector privado ha tenido reuniones en la Secretaría de Economía (SE) para detectarlo.
Recordó que las represalias comerciales que a su vez impuso México a 71 productos estadunidenses se decidieron teniendo cuidado en mantener el abasto, tener bajo control la inflación y sobre todo que no se interrumpa el flujo de insumos de las cadenas productivos y de alimentos.

Los aranceles que de manera "quirúrgica y geopolítica", el gobierno de México impuso a los productos estadunidenses, dijo, tienen una temporalidad porque las autoridades mexicanas prevén que los productores de Estados Unidos que resultarán afectados, presionen al gobierno de Trump para que quite los que aplicó a las importaciones de acero y aluminio mexicanos- Sin embargo, dijo que esa ayuda “no la ven muy clara” con lo sucedido el fin de semana en el G7.

Últimas noticias