Directora General: Carmen Lira Saade
México D.F. Domingo 13 de octubre de 2002
  Primera y Contraportada
  Editorial
  Opinión
  Correo Ilustrado
  Política
  Economía
  Cultura
  Espectáculos
  CineGuía
  Estados
  Capital
  Mundo
  Sociedad y Justicia
  Deportes
  Lunes en la Ciencia
  Suplementos
  Perfiles
  Fotografía
  Cartones
  Fotos del Día
  Librería   
  La Jornada de Oriente
  La Jornada Morelos
  Correo Electrónico
  Búsquedas
  >

Política

REPUBLICA DE PANTALLA

Jenaro Villamil

El Presidente, soldado de los concesionarios

Los puntos polémicos de una negociación oscura

Cero compromiso con la transparencia

"TELEVISA ES SOLDADO DEL PRI y del presidente", afirmó en 1990 Emilio Azcárraga Milmo, El Tigre. Esta famosa máxima de uno de los magnates televisivos más importantes del mundo resumió durante décadas el pacto existente entre el anterior régimen y la principal empresa mediática. Ya en 1988, en plena campaña electoral, Azcárraga no se anduvo con medias tintas y declaró: "Televisa se considera parte del sistema gubernamental y, como tal, apoya las campañas de los candidatos del PRI". Expresiones similares utilizó en 1986 para justificar el sesgo oficialista de sus noticieros en la cobertura de las elecciones de Chihuahua.

UNA VEZ QUE, AL PARECER, se derrotó electoralmente al régimen priísta y El Tigre murió antes de que abandonara la Presidencia su partido, la máxima de Azcárraga cambió, pero para beneficio de los concesionarios: el Presidente de la República es, ahora, soldado de las televisoras. El reciente decreto que desaparece la obligación del 12.5 por ciento de tiempo fiscal confirma esta apreciación. En términos políticos, esta decisión representa un rendimiento del Poder Ejecutivo frente a los capitanes de la industria y anuncia un severo conflicto con su propio partido, el PAN, que en 1986 organizó protestas contra Televisa. En términos democráticos, constituye el peor signo de retroceso en dos años de foxismo, porque se hizo caso omiso de los derechos ciudadanos frente a los medios, reconocidos en otros países como derechos de audiencia.

LOS ENTRETELONES Y LAS RAZONES de este acuerdo que ha generado un airado rechazo de legisladores y organizaciones de la sociedad civil merecen, por lo menos, una mínima explicación de la Secretaría de Gobernación. Si el compromiso de este gobierno por la transparencia y el acceso a la información es real, el primer paso es dar a conocer a la nación qué se acordó la madrugada anterior a la ceremonia de la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT).

LA FELICIDAD DE LOS concesionarios no es para menos. Consiguieron todo sin comprometerse a dar nada a cambio a la nación. Tan sólo en 2002, más de 75 por ciento de los 4 mil 200 millones de pesos del presupuesto de comunicación social del Ejecutivo federal se destinará a los medios electrónicos, menos de 8 por ciento a los medios impresos y apenas 10 por ciento a los propios medios públicos (Canal 11 y Canal 22, principalmente). ƑCuánto se destinará en el 2003 ahora que los tiempos fiscales se redujeron drásticamente de 12.5 a 1.25 por ciento del tiempo de transmisión total en radio y televisión?

ALGUNOS INDICIOS hablan de dónde vino la presión de los concesionarios para acorralar a un Presidente que prefirió el albazo, al viejo estilo de los tiempos de Azcárraga, para dejar felices a los dueños del poder del rating:

1. TELEVISA ENCABEZO EN las últimas semanas las quejas por la reciente prohibición a la publicidad de empresas tabacaleras en la pantalla chica. Según esta empresa, las pérdidas serán de 127 millones de dólares. La CIRT y su presidente saliente, Bernardo Gómez, alto ejecutivo de Televisa, le reclamaron al Presidente resarcir esa pérdida.fox_mensaje

2. EN ESTE PROCESO DE presión, los mandos de Televisa se constriñeron a un triángulo: Emilio Azcárraga Jean, Bernardo Gómez y Alfonso de Anguitia, jefe de las finanzas corporativas. Salió del consorcio José Luis González, ex vicepresidente del área editorial y, por supuesto, uno de los creadores del fenómeno Fox y de los Amigos de Fox, cuyo oscuro financiamiento ha sido motivo de una investigación por parte de Jaime Cárdenas y Alonso Lujambio, consejeros del Instituto Federal Electoral. Buena parte de ese financiamiento privado fue a dar a la publicidad televisiva en 2000.

3. EL ESCANDALO RODEO los contenidos televisivos en los últimos días. Esta semana, en entrevista con el programa En contraste, Vicente Fox declaró que el caso de los Amigos de Fox es "muy diferente" al Pemexgate, porque éste se trata de recursos públicos y el otro no. A su vez, en Círculo rojo, los consejeros Cárdenas y Lujambio polemizaron con la posición de Fox a quien demandaron, en aras de su compromiso con la transparencia, dar toda la información disponible en este caso y consideraron "grave" que se haya concedido un amparo en materia judicial.

4. DESDE 2001, TELEVISA y Tv Azteca unieron sus fuerzas para evitar la regulación. Organizaron un "maratón por la paz" para disminuir el impacto de la marcha zapatista de ese año. A cambio, el 6 de marzo instalaron un atípico Consejo de Autorregulación en el seno de la CIRT, respaldado por el propio Presidente. Este consejo sustituyó informalmente a un órgano regulador eficaz, con autonomía frente a los intereses de la industria y plural. Los concesionarios también obtuvieron un logro en el decreto del pasado jueves 10 de octubre, que crea un consejo de adorno con atribuciones sólo de "consulta" y no de decisión sobre los contenidos de la programación y la revisión de las concesiones.

5. LOS CONCESIONARIOS presionaron también para que se permitiera la proliferación de los infomerciales, a pesar de que una buena parte de ellos han sido sancionados o impugnados por la Secretaría de Salud, ya que exageran los atributos de ciertos productos, como aquellos que prometen mejorar la potencia sexual con una bomba de vacío, con pastillas, así como acrecentar la masa muscular "sin ningún esfuerzo". El telemarketing se ha impuesto por la vía de los hechos. El porcentaje que ocupa de la programación rebasa con mucho el 18 por ciento de tiempo límite total de transmisión establecido en la ley aún vigente.

6. EN LAS MESAS DE NEGOCIACION de la reforma a la Ley Federal de Radio y Televisión, la CIRT se negó rotundamente a sustituir el "pago en especie" del 12.5 por ciento del tiempo fiscal por pago en efectivo o pago para un fondo común de producción audiovisual independiente. Demandaron la desaparición del único impuesto de este tipo para una industria concesionada. Un estudio de la Universidad Autónoma Metropolitana, presentado en la mesa de Programación, calculó que los concesionarios evaden el pago de cerca de 30 mil millones de pesos anuales al fisco gracias al "pago en especie". Ahora, la CIRT logró su objetivo sin ningún compromiso fiscal extra.

7. LOS CONCESIONARIOS han reclamado la privatización de las dos únicas cadenas nacionales de televisión pública sobrevivientes: Canal 11 y Canal 22. Se han opuesto a que comercialicen su espacio de transmisión. Argumentan que ejercen una "competencia desleal" porque reciben recursos públicos para subsistir. Sin embargo, datos proporcionados por ambos canales señalan que su presupuesto apenas representa 17 por ciento de lo que el gobierno federal destina para publicitarse en los medios privados. Ni hablar de las cadenas radiofónicas del Instituto Mexicano de la Radio y Radio Educación, que han visto reducidos sus ingresos drásticamente. ƑDónde está entonces la desigualdad?

8. EL DECRETO DE FOX viola flagrantemente el espíritu de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública. Con absoluta discrecionalidad anunció un acuerdo que afecta el derecho de la información y el acceso a ella. Por si fuera poco, se vinculó con el bajo perfil de los cinco comisionados propuestos para dirigir el naciente Instituto de Acceso a la Información. El Senado logró vetar el nombramiento de uno de ellos (Guillermo Velazco Arzac), pero la arquidiócesis de la ciudad de México cabildeó directamente con los senadores para que quedara Horacio Aguilar, abogado de Norberto Rivera. ƑQué intereses busca privilegiar el acceso a la información y el decreto del 10 de octubre? ƑA cambio de qué poco transparentes acuerdos?

 

Cero tolerancia en el DF


"LA CIUDAD DE LA ESPERANZA" ahora tendrá también cero tolerancia. El anuncio de la llegada del ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani como superasesor capitalino (según información de Canal 4, cobrará cuatro millones de dólares) en materia de seguridad, produjo un fenómeno de opinión pública. El 10 de octubre, la encuesta del noticiero estelar de Canal 2 arrojó que 42 por ciento creía que con Giuliani se disminuiría la delincuencia, contra 58 por ciento que opinaba que no. El 11 de octubre, las encuestas de Hechos, de Tv Azteca, y de El Noticiero, de Joaquín López Dóriga, arrojaron un apoyo de entre 63 y 70 por ciento a la llegada del superasesor. Los medios difundieron la dura advertencia del ombudsman capitalino, Emilio Alvarez Icaza, quien recordó que los derechos humanos estarán siempre primero que cualquier estrategia policiaca contra la delincuencia.

LA FILOSOFIA DE LA mano dura se impone una vez más como medida mágica y recurso telegénico del gobierno de Andrés Manuel López Obrador contra la inseguridad. Por lo pronto, el noticiero de Canal 11, del 11 de octubre, transmitió un comentario editorial que vale la pena reproducir: "Detrás de la tolerancia cero hay impunidad, violación a los derechos humanos y racismo".

También conviene recordar que cero tolerancia es un concepto muy similar a la filosofía que aplicó Adolfo Hitler contra los judíos, que emplea ahora Ariel Sharon contra los palestinos, que utilizó Idi Amin en Uganda y que, al parecer, aplicará ahora un gobierno surgido de la izquierda en "la ciudad de la esperanza"... Claro, si los barones de Tepito se dejan y si Giuliani no acaba encantado en los table dance chilangos o contratando a los habilidosos guaruras "de a cien varos" de Garibaldi.

jvillamil@jornada.com.mx

Números Anteriores (Disponibles desde el 29 de marzo de 1996)
Día Mes Año