Usted está aquí: Inicio Estados La Villa de las Niñas sigue deshaciéndose de internas

Sus familiares han tenido que llevárselas cargando

La Villa de las Niñas sigue deshaciéndose de internas

Desde el domingo han salido 130; piden ayuda oficial

RENE RAMON CORRESPONSAL

Ampliar la imagen Familiares de María de los Angeles, estudiante de bachillerato del internado Villa de las Niñas, en el estado de México, tuvieron que llevarla en brazos casi un kilómetro, debido a que la carretera Chalco-Mixquic está en reparación. Finalmente, la joven y sus acompañantes tomaron un autobús para volver a Huatusco, Veracruz Foto: René Ramón

Chalco, Mex., 29 de marzo. La congregación religiosa Hermanas de María, que administra el internado Villa de las Niña, permitió que familiares se llevaran a algunas alumnas que han padecido náuseas, vómito, dolores de cabeza y de rodillas, lo cual les impide caminar. Según la Secretaría de Salud del estado de México (SSEM), estos síntomas se deben a una "crisis conversiva epidémica".

Desde el domingo pasado, aproximadamente 130 de las 600 adolescentes afectadas han salido de la institución, que ofrece educación secundaria y de bachillerato a 4 mil 500 adolescentes de escasos recursos provenientes de distintas regiones del país.

A pesar de que la SSEM descartó un brote epidémico y se dio de alta a 15 menores que estaban internadas en distintos hospitales, las niñas siguen presentando dolores musculares agudos que les impiden sostenerse en pie.

Al menos seis muchachas fueron sacadas hoy de la institución por sus parientes. Las menores, sin poder caminar ni hablar, tuvieron que ser llevadas en brazos por sus padres, quienes caminaron más de un kilómetro para abordar un transporte público, pues la carretera rural Chalco-Mixquic se encuentra cerrada por obras de mantenimiento.

María de los Angeles, de 15 años de edad, quien estudió la secundaria y cursaba el primer año de preparatoria en el internado, fue sacada casi en vilo después de las 14 horas. No podía sostenerse en pie y sus músculos temblaban.

Su madre y una de sus hermanas llegaron temprano, y entre sollozos preguntaban: ''¿A dónde la llevo, a dónde la van a curar?'' La madre superiora Margie Cheong les entregó a la joven en el circuito interno, a unos 500 metros del primero de los cuatro edificios del colegio.

En la calle, dos jóvenes y una mujer mayor las ayudaron a cargar a la menor más de un kilómetro, hasta que tomaron el transporte urbano que las llevó a Terminal de Autobuses de Pasajeros de Oriente, de donde partieron a su comunidad de origen: Huatusco, Veracruz.

Otra señora, Eva Acosta, explicó que su nieta, Elsa María Rodríguez, de 12 años y huérfana, enfermó el 3 de marzo, y aunque este jueves acudió al internado para recogerla no se la entregaron porque no traía credencial de elector para identificarse. Aseguró que su nieta está ''igual o peor'' que María de los Angeles.

Esta mujer, originaria de la delegación Tláhuac del Distrito Federal, pidió al presidente Felipe Calderón Hinojosa ''que venga a ver, porque hay bastantes niñas enfermas y hay muchas madres de escasos recursos que no tienen nada'' para regresar a sus estados de origen.

''¡Que hagan algo, por favor! ¿En qué parte la van a curar? Que nos auxilie el gobierno. ¿A quién le pedimos ayuda, a otro país? ¡Si somos mexicanos!'', expresó Rosa, otra mujer que esperaba que le entregaran a su hija.

La agrupación de las Hermanas de María, dirigida por Margie Cheong, reportó que hasta el miércoles 28 de marzo 120 menores habían sido recogidas por sus padres.

Hasta antes del mediodía de este jueves se habían llevado a dos jóvenes de Nogales, Sonora, a otras dos de Oaxaca y a una más de la delegación Iztapalapa del Distrito Federal.

Alrededor de las 13:30 horas, Margie Cheong, a bordo de un carrito de golf, se acercó al enrejado de acceso a la villa, y aunque se le solicitó una entrevista no hubo respuesta. Sólo preguntó al vigilante dónde se encontraba la madre de María de los Angeles, quien había llegado de Veracruz para llevarse a su hija.

Las enfermas estaban incomunicadas

Afuera, una niña originaria del estado de México que el lunes pasado abandonó el internado y hoy regresó, narró, a condición de reservar su identidad, que a todas las estudiantes enfermas ''las tenían aparte y no se podía tener comunicación con ellas.

''Las llevaban hasta el sexto piso de cada uno de los cuatro edificios y en todos los grados de secundaria, y primero y segundo de bachillerato había enfermas, porque veíamos cómo en las noches sacaban a las niñas en ambulancias.''

Esta joven, quien también enfermó, consideró que no se trata de un problema sicológico, porque ''la presión era normal, suficiente para que nosotras pudiéramos salir adelante''. Asimismo, negó cualquier daño o abuso de parte de las religiosas, de origen coreano.

Detalló que a finales de febrero, días después de que se detectó el problema, no hubo clases en dos semanas, porque al menos cinco profesores fueron despedidos por haber denunciado la situación, y luego otro grupo de mentores decidió abandonar la institución.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.