Usted está aquí: Inicio Economía FMI: cayó México 10 lugares en índice de distribución de riqueza

En contrapartida está en el sitio 15 entre 182 por el tamaño de su producto, dice

FMI: cayó México 10 lugares en índice de distribución de riqueza

Se mantendrá la tendencia al deterioro durante este año, asegura el organismo mundial

La globalización puede estar creando "países ricos con población pobre'', alertó Stiglitz

ROBERTO GONZALEZ AMADOR

Ampliar la imagen Edificio del Fondo Monetario Internacional Foto: Archivo La Jornada

México se ubicó en 2007 como la economía número 15 entre 182 naciones, medida por el tamaño de su producto interno bruto (PIB), pero en cambio se situó en el lugar 58 si se toma como referencia el indicador sobre el PIB por habitante, una medida general de la distribución del ingreso en un país y que se ha deteriorado continuamente desde 2000, según informes del Fondo Monetario Internacional (FMI).

México, beneficiado el último lustro por los elevados precios del petróleo y lugar de residencia del tercer hombre más acaudalado del planeta, perdió 10 posiciones en la distribución del PIB por habitante, un indicador de la equidad de una nación, indicó el organismo. Se trata de una tendencia al deterioro que se mantendrá en 2007, el primer año del nuevo gobierno, según los datos del organismo.

El FMI, en información actualizada sobre el tamaño de las economías y la distribución de la riqueza que producen, ubicó este año a México en la posición 58, de un listado de 182, en cuanto al PIB por habitante. Se trata de una caída de 10 lugares respecto al sitio 48 en que se encontraba en 1994, el año previo de la crisis financiera y económica más pronunciada del país en seis décadas.

La caída de la posición de México frente a otros países, tanto en tamaño de la economía como en la distribución del PIB entre sus habitantes, marca una tendencia desde hace poco más de una década y que se mantendrá en 2007, el primer año de la nueva administración federal en el país, de acuerdo con los datos ofrecidos por el FMI, organismo que esta semana realiza en Washington, de manera conjunta con el Banco Mundial, su reunión anual de primavera, a la que están convocados 185 miembros.

Según el FMI, México es en 2007 la economía número 15 del mundo, medida por su tamaño. El producto interno bruto del país llegará este año a 840 mil 709 millones de dólares, de acuerdo con el organismo. El lugar refleja una pérdida de posición respecto a 2006, cuando se ubicó en el sitio 14, con 811 mil 282 millones de dólares de PIB. Y es una ubicación peor que la reportada en 2000, cuando la economía mexicana fue la número 11 del planeta, con un valor ese año de 580 mil 791 millones de dólares.

Estos datos muestran que la economía mexicana ha logrado aumentar el valor de los bienes y servicios que produce en un año, sólo que a una tasa menor de lo que lo hacen otras naciones, lo que explica la pérdida de posiciones.

Si los datos sobre el tamaño de la economía pudieran llegar a provocar un sentimiento de satisfacción por ubicar a México entre las 15 mayores economías de entre 185 países cuyo registro lleva el FMI, el propio organismo muestra que en cuanto a equidad el país retrocede más aprisa.

En 2007, según los datos del FMI, el producto interno bruto por habitante será de 7 mil 755.69 dólares, con lo que el país ocupará el sitio 58 entre las naciones cuya contabilidad es seguida por el organismo. Esta cantidad será equivalente a 8.4 por ciento del PIB per cápita de Luxemburgo, que se sitúa en el primer lugar, y que alcanza 91 mil 226.63 dólares.

Las cifras para México muestran un deterioro respecto al año previo, en el comparativo internacional. En 2006, el PIB por habitante fue de 7 mil 593.53 dólares, que lo ubicaban como el número 57 del mundo y era equivalente a 8.8 por ciento del de Luxemburgo, que ocupaba el primer puesto.

Medido respecto a 2000, el deterioro es todavía mayor, lo que apunta ya una tendencia. Ese año, según el FMI, el producto interno bruto por habitante de México fue de 5 mil 928.50 dólares, que situaban al país en el lugar 49 del mundo. Era un PIB per cápita que equivalía a 12.78 por ciento del correspondiente a Luxemburgo para ese mismo año (46 mil 360.39 dólares).

En 1994, un año antes de la peor crisis económica y financiera que sufrió México en seis décadas, el producto interno bruto por habitante fue de 4 mil 698.98 dólares, que ubicaron al país en el sitio 48 del mundo en este indicador. Fue equivalente a 10.78 por ciento del de Luxemburgo, que ese año alcanzó 43 mil 570.22 dólares, de acuerdo con los datos del FMI.

Expresión de un fenómeno

Lo ocurrido con la economía mexicana y con la evolución del producto por habitante refleja una característica de la mundialización de la economía y las políticas nacionales de liberalización comercial y financiera, así como el retraimiento del Estado. De esta manera ha sido en México desde hace dos décadas y puede seguir siendo a futuro con las reformas propuestas.

''Puede que la globalización haya ayudado a algunos países, quizá haya aumentado su PIB, que es la suma total de los bienes y servicios producidos, pero no ha ayudado a la mayoría de la población, ni siquiera en estos países. Lo que preocupa es que la globalización pueda estar creando países ricos con población pobre'', escribió Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía en 2001, en un reciente libro Cómo hacer que funcione la globalización.

La pérdida de posiciones de México en la economía mundial que reflejan los datos del FMI ocurrió en un periodo en que el país obtuvo ingresos no esperados por el alto precio del petróleo, que se usaron fundamentalmente para aumentar el gasto público. Según datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) entre 2000 y 2006 los ingresos petroleros extraordinarios representaron 2.4 puntos del PIB, mientras la mayor recaudación de ingresos no petroleros fue de 0.51 puntos del producto. En ese periodo, el mayor gasto programable del sector público representó 2.18 puntos del PIB.

Aunque no forma parte de las estadísticas del FMI reseñadas, mientras México ha perdido posición en el mundo por el tamaño de su economía y por la distribución del producto interno bruto generado entre sus habitantes, el país ha elevado la nómina de sus supermillonarios.

El tercer hombre más rico del planeta, Carlos Slim Helú, magnate de las telecomunicaciones, acumula una fortuna de 49 mil millones de dólares. Los nueve multimillonarios mexicanos de la última edición de la revista Forbes, publicada en marzo pasado, tenían una riqueza personal de 72 mil 400 millones de dólares, 23.5 por ciento más de lo que detentaban un año antes y que representa 8.6 por ciento del producto interno bruto.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.