Usted está aquí: Inicio Sociedad y Justicia SCT: clínicas privadas harán chequeos médicos a choferes

■ Se busca evitar corrupción en entrega de licencias, señala

SCT: clínicas privadas harán chequeos médicos a choferes

Patricia Muñoz Ríos

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) anunciará en las próximas semanas todo un cambio de modelo en el proceso de exámenes médicos y sicológicos que se realizan a los choferes de autobuses, transportistas, pilotos de aviación y otros operadores, requisito para obtener licencias de transporte federal, ahora “serán clínicas y hospitales privados los que efectuarán dichos estudios”.

Se trata de “un modelo de apertura para que sea la medicina privada la que realice estos exámenes con lo que se garantiza que no haya corrupción, ni tentaciones para la entrega y revalidación de licencias”, señala la información que la SCT adelantó a La Jornada.

Plantea que dejar en manos del sector privado la realización de estos exámenesmédicos, significa todo un cambio de paradigma en la medicina preventiva del transporte, que en los pasados 30 años ha estado totalmente en el sector gubernamental, y añade que es fundamental, para reducir el volumen de accidentes en el transporte federal, tener un control médico más eficiente de todos aquellos operadores que quieren una licencia federal.

Esto es porque a la fecha es la SCT la única que puede aplicar estos estudios a más de un millón de operadores de transporte federal, por medio de médicos contratados por la dependencia.

“¿Cuántos vuelos, salidas y corridas de camiones de carga y autobuses hay diariamente, como para poder tener un control sobre si los choferes, operadores de barco o ferrocarril están en condiciones aptas para manejar un transporte, como para saber que no abusan del alcohol y que se les puede encargar la vida de 60 personas en un autobús o de 200 en un avión?”, se preguntó al funcionario que ofreció la información.

Subrayó que se abrirá este espacio para los hospitales privados, y que la Secretaría de Salud garantizará la capacitación de personal y su entrenamiento en lo que se refiere a fisiología médica, patología de clínica para la certificación y práctica de esta especialidad, que llevará un registro sobre médicos y hospitales privados que serán autorizados para esta tarea.

Por otra parte, dijo que los médicos, paramédicos, químicos, sicólogos y demás especialistas de la SCT operarán en las 42 unidades médicas foráneas y módulos que hay en los principales aeropuertos y terminales de autobuses, y podrán dedicarse con más calidad a la verificación de exámenes en estos sitios, es decir, en la operación diaria, y a la expedición o revalidación de licencias o revaloración de casos problematicos.

El nuevo modelo lo trabajó la SCT con la Secretaría de Salud, dentro del marco de la estrategia sectorial para la prevención de accidentes en los diversos medios de transporte, ya que este problema es “muy serio” en México, pues anualmente hay miles de personas que fallecen por esta causa.

Según se expuso, el Sindicato Nacional de Trabajadores de Comunicaciones y Transportes ha tenido temores de que esto pueda significar la privatización de la medicina preventiva y la desaparición de su materia de trabajo, pero este cambio “no va a terminar con la fuente de trabajo; incluso el proyecto incluye la contratación de más personal médico y paramédico”.

El trabajo de la dependencia en materia de medicina preventiva es enorme, ya que también hace estudios sobre zonas de alto riesgo de accidentes, los horarios y condiciones de los mismos; determina los aspectos de factor humano en los percances y hace recomendaciones a la autoridad correspondiente para ejecutar políticas necesarias para la reducción de los mismos, e incluso en el año 2000 se levantó un catálogo general de los operadores de transporte público federal para que quien quiera contratar a alguien pueda confirmar su aptitud y la validez de su licencia, documento que tiene que estarse actualizando.

Sin embargo, la información que se dio a este medio, señala que es necesario reformar el programa de exámenes médicos en operación in situ, el cual, aún cuando trabajadores han manifestado que no es efectivo, del año 2000 a la fecha se han reducido en un 60 por ciento los accidentes en carreteras del transporte público federal, “no del privadoñ los accidentes provocados por particulares siguen igual”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.