Usted está aquí: Inicio Sociedad y Justicia Espray limpiador de computadoras, nueva adicción entre adolescentes

■ Al aspirarlo sufren desde alucinaciones hasta convulsiones, además de riesgos a la salud

Espray limpiador de computadoras, nueva adicción entre adolescentes

■ Su detección, complicada, pues no deja rastros

■ Experto llama a restringir la venta del producto

Ángeles Cruz Martínez

Ampliar la imagen En Centroamérica, el producto contiene sustancias que causan la muerte En Centroamérica, el producto contiene sustancias que causan la muerte Foto: La Jornada

En unos cuantos minutos, no más de 10, pasa todo. El aire que entra al organismo causa un desequilibrio que en el cerebro se convierte en falta de oxígeno y diversas consecuencias. Desde alucinaciones, desmayos, vómitos y convulsiones sufren los adolescentes que “juegan” con el espray limpiador de computadoras, en aerosol, el cual se ha convertido en una nueva forma de adicción cada vez más extendida.

Entre ellos se conocen como los “airosos”, adolescentes de 13 a 17 años, quienes le han dado al producto un “uso recreativo” y en lugar de utilizarlo para limpiar los equipos de cómputo, se lo aplican en la boca sin conocer el riesgo que significa para su salud porque, dicen, “solamente es aire”.

Luis Solís Rojas, director de Tratamiento y Rehabilitación de los Centros de Integración Juvenil, advirtió que la hipoxia que sufre el cerebro puede dañar progresivamente las funciones vitales, empezando por la pérdida de memoria. Aunque cada vez son más los muchachos que experimentan con el aire comprimido, su detección es complicada porque su uso no deja rastros, como ocurre con otro tipo de drogas.

En entrevista, el especialista explicó que con el advenimiento de la tecnología y el uso de computadoras también han surgido nuevos riesgos para la salud. En el año 2001 se conocieron los primeros casos de jóvenes que aspiraban el aire comprimido contenido en un producto que se puede conseguir fácilmente en cualquier tienda de cómputo o papelería.

La “moda” llegó a México hace unos cinco años y lo que hasta ahora se sabe es que los jóvenes se reúnen en grupos de tres o cuatro, incluso en los salones de clase, para experimentar con el uso del aire comprimido que se introducen por la boca.

Droga no reconocida

Debido a que ellos no reconocen esta práctica como una droga o adicción, tampoco la reportan en las encuestas de salud, por lo que quedó fuera de las preguntas de la Encuesta Nacional de Adicciones 2008.

No existe investigación clínica ni experimental sobre el tema, explicó Solís Rojas, por lo que en México tampoco se cuenta con información sobre daños que hayan sufrido los adolescentes, a diferencia de los países de Centroamérica, donde el espray limpiador contiene, además del aire comprimido, otras sustancias como los fluorocarbonados, los cuales han ocasionado la muerte de jóvenes en esas naciones.

Debido a que dicho compuesto químico contribuye en la destrucción de la capa de ozono, en nuestro país está prohibido su uso.

No obstante, el aire comprimido sólo actúa como un depresor del sistema nervioso central. La primera reacción del organismo es la irritación y compresión de músculos y nervios. De inmediato, la voz se hace gruesa y lo primero que hacen los muchachos es hablar. Luego viene alguna confusión e hilaridad. Las aplicaciones del aire se repiten hasta que el joven cierra los ojos, a veces porque tiene alucinaciones, se marea y siente que los objetos cambian de forma.

En otro momento, de plano pierde la conciencia durante uno o dos minutos. Le siguen movimientos involuntarios del rostro y contracciones de brazos y piernas, debido a que el déficit de oxígeno en el cerebro ocasiona la suspensión de las funciones intelectuales y motoras.

Luego, el adolescente abre los ojos, permanece confundido durante unos segundos hasta que vuelve a la normalidad. El abuso repetido puede ocasionar daños mayores, empezando por la pérdida de la capacidad de memoria.

Una gran parte de la información disponible sobre los efectos del aire comprimido se obtiene de los videos en Internet, en particular del portal Youtube. Se cuentan por decenas las imágenes de los adolescentes que comparten con los cibernautas su experiencia con el producto.

Para Solís Rojas, este fenómeno es una expresión más del ánimo de los adolescentes por experimentar con todo y de que conforme se registran los avances tecnológicos también surgen nuevos riesgos para la población.

–¿De qué más hay que tener cuidado con los adolescentes?

–De la incapacidad de los adultos para ver al joven como un ser pensante, con necesidades de espacio en la familia y la sociedad. Debemos cuidarnos de no entenderlos y concientizar que el problema de las adicciones es la expresión de un malestar no atendido.

Finalmente, Solís Rojas llamó la atención de las autoridades para que restricciones similares a las que se aplicaron para la venta de otras sustancias –como el resistol 5000 y los solventes– se apliquen para evitar el fácil acceso de los menores de edad al espray limpiador de computadoras.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.