Mundo
Ver día anteriorViernes 17 de abril de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Operativo en Santa Cruz; tres terroristas mercenarios abatidos y dos detenidos

Frustra el gobierno de Bolivia planes magnicidas contra Evo Morales

Desde Venezuela, el presidente confirma el complot

Los dos arrestados confiesan haber participado en un atentado el mes pasado

Este montaje busca amedrentar a la oposición: prefecto Rubén Costas

Foto
Foto
El presidente boliviano, Evo Morales, aseguró ayer que las fuerzas de seguridad de su país descubrieron un plan para asesinarlo a él, al vicepresidente Álvaro García Linera y al prefecto opositor Rubén Costas. En un operativo murieron tres de los presuntos atacantes (uno en la imagen de la arriba) y dos fueron detenidos en un hotel en la provincia de Santa Cruz. Abajo, el arsenal encontrado en un local de la telefónica CotasFoto Reuters
Rosa Rojas
Corresponsal y agencias
Periódico La Jornada
Viernes 17 de abril de 2009, p. 35

La Paz, 16 de abril. El gobierno boliviano denunció hoy los planes magnicidas de un grupo de terroristas mercenarios para asesinar al presidente Evo Morales, al vicepresidente, Álvaro García Linera, y al prefecto opositor Rubén Costas. En un operativo esta madrugada en Santa Cruz murieron tres supuestos mercenarios de diferentes nacionalidades, mientras otros dos que fueron detenidos confesaron sus intenciones.

Desde Venezuela, donde participó en la cumbre de la Alternativa Bolivariana para las Américas, Morales confirmó la existencia del complot, y aseguró que en el mismo estaban involucrados terroristas mercenarios.

A su vez, el ministro de Gobierno, Alfredo Rada, declaró en Río de Janeiro, donde está de visita oficial, que los dos detenidos confesaron haber atentado contra la residencia del cardenal de Santa Cruz, Julio Terrazas, la noche del martes al miércoles, en un ataque que no dejó víctimas.

Los detenidos fueron identificados como el boliviano Mario Tadik y el húngaro Iedad Toazo, quienes fueron trasladados a La Paz.

El rumano Mayarohi Aryak, el irlandés Duayer Maikol Martins y el boliviano Eduardo Rozsa Flores fueron identificados como los tres supuestos terroristas muertos en el hotel Las Américas, de Santa Cruz, durante el enfrentamiento armado con la policía boliviana, que se extendió unos 20 minutos, informaron fuentes policiales.

Se incautan explosivos

A su vez, García Linera anunció la captura del grupo al que se incautó un arsenal de armas de guerra, explosivos como el C4, y documentación que, subrayó, hace presumir que estaban preparando un magnicidio contra el presidente y el vicepresidente, algunos ministros y el prefecto de Santa Cruz.

Medios locales reportaron que esta madrugada un comando de elite de la Policía Nacional abatió a tres hombres y detuvo a otros dos, luego de un enfrentamiento en un céntrico hotel de la capital cruceña.

Según declaró el gerente del hotel, alrededor de las 3:30 llegaron unos 25 uniformados encapuchados, subieron al cuarto piso donde estaban alojados los presuntos terroristas, y se escuchó una explosión que dañó unas 30 habitaciones.

Los uniformados se llevaron dos detenidos –que fueron trasladados a esta capital donde fueron interrogados en instalaciones de la fiscalía– y en el hotel quedaron los tres cadáveres.

Rada también dijo que el par de detenidos confesó su participación en el atentado de la casa del viceministro de Autonomías, Saúl Ávalos, el pasado 29 de marzo en la misma ciudad de Santa Cruz, al lado de sus tres compañeros que murieron en el tiroteo con la policía la mañana del jueves.

Los detenidos dijeron durante los interrogatorios que sí habían participado en los ataques perpetrados con dinamita.

Ambos están acusados de terrorismo, atentado contra la seguridad del Estado e intento de asesinato de dignatarios.

Rada confirmó, en conferencia de prensa realizada en el consulado boliviano de Río de Janeiro, que la policía cuenta con pruebas documentales que relacionan a esta célula con planes para atentar contra Morales.

Esto confirma la seriedad y la gravedad de las denuncias del gobierno de que existían planes para atentar contra la integridad física del presidente Morales, manifestó Rada.

García Linera pidió seriedad y colaboración al prefecto cruceño, Rubén Costas, quien pese a ser uno de los supuestos objetivos de la operación, aventuró que sobre los hechos citados “cualquier ciudadano común podría decir, este es un burdo montaje, un show deplorable”.

Costas, férreo opositor a Morales, comentó que esos hechos son extrañamente favorables para el gobierno y ahora escucharemos la cantaleta del presidente Evo Morales “sobre el golpe cívicoprefectural de la derecha… de la oligarquía”.

El prefecto separatista lamentó que no se hubiera permitido participar en este operativo ni a la policía ni a los fiscales departamentales, y dijo que los que han encontrado el armamento (en un local de la telefónica Cotas en la feria-exposición de Santa Cruz) han tenido toda la noche para encontrarlo, por ser suspicaz, si usted quiere.

El funcionario cruceño aseveró que todo esto busca amedrentar y desestabilizar a la oposición que se está articulando frente a Morales. Creo que lo que buscan es destruir este bunker de la democracia que es Santa Cruz, y repetir un Pando aquí, pero a la enésima potencia, dijo, en referencia a la matanza de 16 campesinos, la mayoría afines al gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), perpetrada en septiembre pasado, y por la cual está encarcelado, acusado de ser el principal responsable de la misma, el ex prefecto opositor Leopoldo Fernández.

García Linera detalló que este operativo fue resultado de las investigaciones iniciadas hace varias semana y aceleradas tras el atentado perpetrado ayer contra la casa del cardenal Terrazas, en la capital cruceña, y que permitieron ubicar esta banda, de la cual se presume debe haber otras células, ya que se encontraron varias cajas de armamento vacías.

Subrayó que además de las armas de guerra, en el hotel de Cotas se encontró dinamita y mecha lenta, de la misma usada contra la casa del cardenal, y que el explosivo C4 estaba mezclado con gasolina, con lo que podía estallar de inmediato.

Indicó que había explosivos preparados para otros atentados, planos y documentos de hechos pasados.

El viceministro de Gobierno, Rubén Gamarra, aseguró que se realizaron rastrillajes en varias zonas de la ciudad y se hallaron explosivos y armamento de grueso calibre en un depósito de la privada Cooperativa de Teléfonos de Santa Cruz, en una feria empresarial manejada por grupos opositores.

Por su lado, el comandante de la policía boliviana, Víctor Hugo Escóbar, declaró que el gobierno va a disponer de todos los medios necesarios para encontrar otras ramificaciones, no estamos ante una sola célula, se supone que hay otra por la cantidad de armas y explosivos decomisados en Santa Cruz, una rica región del país opositora al gobierno de Morales.