Opinión
Ver día anteriorMartes 21 de abril de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
PET/CT: tecnología avanzada en beneficio de la sociedad
Javier Flores
L

a Universidad Nacional Autónoma de México, por conducto de su Facultad de Medicina, cuenta con un área que brinda servicio a la sociedad por medio de estudios que ayudan al diagnóstico preciso de padecimientos oncológicos, neurológicos y cardiovasculares, empleando la más avanzada tecnología. Se trata de la unidad PET/CT.

En el caso del cáncer, por ejemplo, se puede observar, mediante los sistemas más avanzados de imagenología, la actividad de las células cancerosas, y se puede determinar con precisión, desde etapas muy tempranas, en qué órgano o parte de éste se encuentran, lo que contribuye a decidir el diagnóstico y dirigir con precisión los tratamientos. Es una unidad en la que se reúnen la investigación, la docencia y el servicio, y que cuenta con el equipo más avanzado en su tipo en América Latina. En esta unidad se combina la tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) con la tomografía computarizada convencional.

Las células cancerosas tienen una actividad que las distinguen del resto: se multiplican aceleradamente, por lo que requieren de mayor energía. El azúcar es la fuente energética por excelencia a nivel celular; entonces, si se administra a un enfermo un azúcar marcado con radiactividad (un radiofármaco), éste se acumulará preferentemente en las células cancerosas. La PET puede detectar con mucha precisión esta actividad metabólica. Por su parte, la tomografía computarizada (CT) permite la localización anatómica precisa en la que ésta se presenta.

En la Facultad de Medicina de la UNAM no solamente se realizan este tipo de estudios en los pacientes que acuden a ella a solicitud de sus médicos particulares o de las instituciones públicas de salud. Algo muy poco conocido es que además ahí se producen los radiofármacos, que son indispensables para llevarlos a cabo, y se realizan proyectos para crear nuevos elementos marcados (isótopos radiactivos). Para ello, esta unidad cuenta con un área de radiofarmacia, en la que se producen, mediante un ciclotrón, las sustancias marcadas radiactivamente, y las distribuye en los hospitales (muy pocos por cierto) que cuentan con estos equipos en el valle de México.

Adicionalmente, la unidad que comento posee un equipo de microPET, que consiste en un sistema para realizar estudios comparados, empleando especies pequeñas como roedores, lo que permite realizar distintos proyectos de investigación, así como el control de calidad de los radiofármacos antes de su empleo en humanos.

El equipo humano está formado por expertos de muy alto nivel relacionados con la medicina nuclear, y la actividad docente se enfoca a la formación de especialistas en este campo, mediante el sistema de residencias, como ocurre en otras áreas de la medicina, además de que se otorga la certificación correspondiente como subespecialidad.

Si bien los estudios de mayor demanda son los relacionados con el cáncer, la metodología con la que se cuenta permite la evaluación de la función del sistema nervioso, lo que hace posible indagar la presencia de alteraciones en padecimientos como la enfermedad de Parkinson o el Alzheimer, entre otros. Lo mismo puede decirse de los trastornos cardiovasculares, pues permite la localización precisa de lesiones o la evaluación de la efectividad de los tratamientos médicos o quirúrgicos.

En México existen muy pocas instituciones que cuenten con este recurso. El número de ciclotrones no llega a cinco y los tomógrafos por emisión de positrones son menos de una decena en todo el país. Éstos se concentran en hospitales privados. Lo anterior pone de relieve la importancia de la Unidad PET/CT de la Facultad de Medicina, ya que su misión principal es el servicio a la comunidad mediante la atención a los derechohabientes de instituciones como el IMSS, el ISSSTE, Pemex y el Seguro Popular, o a médicos particulares cuyos pacientes no cuentan con los recursos económicos suficientes para pagar este tipo de servicios, que en el ámbito privado son realmente muy costosos.

Ésta es una cara de la Universidad Nacional Autónoma de México poco conocida y de la cual también podemos sentirnos muy orgullosos.

Añadir un comentario