Espectáculos
Ver día anteriorLunes 25 de mayo de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Tiempo Real, oportunidad para explorar historias de América Latina, explica el colombiano

No concibo un periodismo sin ir al sitio de los acontecimientos: Hollman Morris
Foto
Imagen captada durante el aniversario del EZLN, el pasado diciembre, que forma parte del programa sobre el zapatismo incluido en el ciclo, que se transmitirá por History Channel a partir de hoy
Tania Molina Ramírez
 
Periódico La Jornada
Lunes 25 de mayo de 2009, p. a15

Tiempo Real va a contar historias sobre América Latina con la mirada de nosotros los latinoamericanos, resumió Hollman Morris, periodista colombiano realizador del ciclo de programas que abordarán temas como los movimientos armados, entre ellos el zapatista, además del narcotráfico y las desapariciones forzosas, y se transmitirá en History Channel (www.tuhistory.com) a partir de hoy, 25 de mayo.

Morris, quien obtuvo el premio Human Rights Defender 2007, que otorga Human Rights Watch (HRW), dijo en entrevista telefónica con La Jornada: No concibo un periodismo sin ir al sitio de los acontecimientos. Ésa es su esencia. Ahora tenemos la Internet, las oficinas de prensa oficiales, pero no hay nada como ese primer ejercicio periodístico que es ir uno y constatar con sus propios ojos, en su propio cuerpo, las vivencias, las historias, los pesares, la esperanza, las tristezas de cientos de comunidades, especialmente de los más humildes, de los más olvidados, de los más pobres, que son millones en América Latina.

Y siguió el periodista, corresponsal para Radio Francia Internacional: Tenemos un continente exuberante, de selva, ríos, montañas, planicies, desiertos, donde pasa gran cantidad de cosas y resulta atractivo para cualquier periodista sumergirse en esas realidades. Tenemos un continente que nos pide a gritos que vayamos y exploremos esas otras Américas Latinas que constantemente olvidamos, que están en las regiones, las montañas, las comunidades indígenas, las comunidades negras.

Para Morris, América Latina es el continente de la esperanza: hoy es un gran laboratorio social y político, donde hay latinoamericanos que se preocupan por un hombre mejor, por un mejor ciudadano del mundo.

Es hora, dijo, “de tener memoria y sobre ella reconstruir y construir futuro, de lo que somos, de dónde venimos, de qué nos ha golpeado y qué hemos aprendido. Tiempo Real va a ser una oportunidad preciosa para explorar esto”.

Morris intenta que su trabajo sea reposado, para no caer en ese cuentico de la información al instante que a veces los periodistas nos inventamos. En Tiempo Real se guían por la idea de que la realidad tiene tres tiempos, por lo tanto, un acontecimiento obedece a un hecho histórico o a unas raíces que están en el pasado; eso hay que recordarlo desde el presente, para entender el presente y construir futuro.

El formato de gran reportaje permite que los hechos que nuestra cámara toma en tiempo real los remojemos primero en la memoria, (luego) en la reflexión, y después de pasar por esos tres estadios, empezamos a escribir y es cuando salen al aire.

Colombia: la hora de la paz

Tiempo Real se iniciará con el programa Colombia: la hora de la paz, una mirada histórica y actual a la guerrilla.

A raíz de la presencia de Morris en el lugar donde fueron liberados rehenes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el pasado primero de febrero, el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, lo acusó de tener vínculos con la guerrilla. El Ejército me detuvo durante siete horas y trataron de quitarme el material, explicó el periodista ganador del Premio Nuevo Periodismo Cemex-FNPI 2007.

HRW y el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) le enviaron una carta a Uribe que dice: estas graves acusaciones ponen en peligro la vida del periodista y la libertad de expresión en su país.

Amenazas de muerte

Efectivamente. A partir del 2 de febrero he recibido más de 50 amenazas de muerte, lo que ha hecho que tenga que salir del país y sólo hasta hace pocos días regresé, denunció Morris en la entrevista telefónica realizada hace un par de semanas.

El periodista le dijo al CPJ y a HRW que antes de que los cuatro rehenes fueran liberados, se reunió con ellos. Pero decidió no usar ese material porque las respuestas estaban sesgadas por las FARC. Esas tres o cuatro preguntas que les hice a los muchachos en el momento en que todavía estaban con sus captores, para mí no tienen relevancia periodística, (...) ese momento no merecía mucha credibilidad.

Tiempo Real también dedicará un capítulo al zapatismo. En diciembre pasado, el equipo estuvo en Oventic para la celebración del aniversario 25 del Ejército Zapatista de Liberación Nacional: Compartimos con indígenas zapatistas y también con muchachos jóvenes de todo el mundo que llegaron ahí. En Oventic conocieron aspectos de la experiencia de autonomía, como las escuelas, y dijo que se lleva en la memoria las pintas en las paredes: el ejercicio en las escuelas zapatistas es la dialéctica: aquí todos criticamos, todos debatimos y vamos construyendo. También fueron a Acteal.

Morris dijo: Lo que veo en la autonomía zapatista es: ése es el camino, pero me preocupa en qué momento los asfixian, en qué momento los dejan solos. ¿Cuánto se puede resistir con la autonomía?

El narcotráfico será el tema de otro de los cuatro episodios hasta hoy programados. En América Latina hay un debate: ¿vamos a seguir apostándole a la guerra de las drogas, así como la ha planteado Estados Unidos, o hay que cambiar el paradigma? ¿Hay que hablar de la posibilidad de la legalización, de tratar el tema como un asunto de salud pública?

Morris planteó que habría que explorar otros caminos, ya que el combate militar nos ha traído una (enorme) cantidad de muertos y no hemos visto resultados; en parte porque hay una gran doble moral. Tiempo Real se plantea el tema del narcotrófico desde estas reflexiones.

También se proyectará un programa sobre las desapariciones forzosas, un tema latinoamericano. Morris dijo: “Esos dramas no tienen frontera, tenemos que encontrar las soluciones como latinoamericanos. Creo que el humilde aporte de Tiempo Real es tratar de entender este fenómeno, tratar de dar explicaciones a un fenómeno que nos ha marcado a todos como latinoamericanos”.