Cultura
Ver día anteriorViernes 19 de junio de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Presentaron Poeta en la ventana, obra conmemorativa por los 80 años del escritor

Me perturba que nuestro México se cae en pedazos, dice González Rojo

Busco la manera efectiva de luchar contra la enajenación social, pero no la encuentro, expresa a La Jornada

Debemos unir al canto, el enojo, la denuncia y la violencia verbal

Fabiola Palapa Quijas
 
Periódico La Jornada
Viernes 19 de junio de 2009, p. 5

Música, danza, lectura de poemas, aplausos y una intensa lluvia fueron el contexto en el que se dio la presentación del libro conmemorativo por el 80 aniversario de Enrique González Rojo (DF, 1928), Poeta en la ventana, el cual revela las preocupaciones existenciales del autor y su compromiso revolucionario.

Me inquieta y perturba lo que existe en el mundo exterior, en nuestro México querido que se está cayendo en pedazos, manifestó González Rojo en entrevista, luego de dar a conocer su poemario en el Museo de la Ciudad de México.

“Se supone que en un régimen democrático –aunque yo voy más allá de esto– las instituciones constituyen el armazón fundamental para la sobrevivencia pública. Sin embargo, creo que la mayor parte son interferidas y no se puede confiar en ellas.

La situación de los mexicanos que buscamos una transformación resulta paradójica y ambigua. No encuentro la manera de luchar de forma efectiva contra esta enajenación social que nos perturba tanto.

González Rojo, quien sigue con la celebración de sus 80 años de vida, que cumplió en 2008, reconoció que los poetas sienten una carga emocional y tienen la obligación no sólo de cantar, sino de unir al canto la denuncia, el enojo y la violencia verbal.

La presentación del libro editado por Verso Destierro comenzó con música y lectura de poemas de González Rojo, quien disfrutó la música de Gala Toimil, Sergio Alcázar y Alvaro Espinoza.

Vicisitudes de un creador

La poeta Norma Bazúa expresó en la presentación del poemario: Estamos frente a un libro en el cual Enrique abre su ventana y nos invita a mirar con sus ojos los diferentes mundos que lo rodean y que lo entrañan. Nos acerca al vate que nace, crece, ama y que se enfrenta a las vicisitudes de ser reconocido como creador.

Destacó que el libro incluye, las batallas cotidianas, e invita a deletrear el infinito y su poética.

Para fortuna nuestra, el poeta vuelve siempre a sus andares, por esos deletreos mágicos donde la belleza de sus juegos metafóricos con la palabra nos invitan a incursionar, junto a él, en una poética tan suya, que trata de transformarnos en poetas.

Foto
Enrique González Rojo, antenoche, en el Museo de la Ciudad de México, donde dio a conocer su nuevo poemarioFoto José Antonio López

En su intervención, la también poeta Ileana Godoy señaló que en el más reciente libro de González Rojo pervive lo esencial de sus preocupaciones existenciales y de su poética: el papel social del creador como testigo crítico del orden existente y su consecuencia: el compromiso revolucionario, la reafirmación de su agnosticismo, la concepción materialista del mundo y un erotismo lúdico, la otra aventura posible.

Los poemas de González Rojo, agregó Godoy, han discurrido siempre por cauces persuasivos, cuya amenidad invita al lector a entrar en el poema por distintas puertas.

“Un despliegue de ingenio chisporrotea en uno y otro verso, donde la inteligencia alumbra esplendor y miseria.

Heredero de toda una estirpe, el autor busca con cierto rubor la trascendencia en el poema. Aunque su filosofía apunta a la consumación del sentido en la realidad concreta, no renuncia, sin embargo, al aura perdurable de lo poético, agregó Godoy.

A su vez, Iván Leroy compartió con el público un intertexto que surgió a partir del libro del homenajeado: “el poeta escarba entre sus restos óseos, para encontrar el significado de su vida/ el poeta no sabe que el poema es su enterradora/ el poeta bebe la sal del mar para deletrear el agua, el poema es su sed/ el poeta busca en sus versos, el nombre oculto de dios, el poema es su maldita suerte/ el poeta calla la verdad con sus miedos, cuando enfrenta la palabra, el poema es su silencio.

Enrique González Rojo agradeció la presencia de sus amigos con la lectura de los poemas Poesía y seducción, Pequeño asedio a la imaginación y Románticos, incluidos en el libro Poeta en la ventana.

El acto finalizó con la presentación del grupo de danza Proyecto Cereza, el cual interpretó dos coreografías inspiradas en la poesía de González Rojo.