Espectáculos
Ver día anteriorDomingo 21 de marzo de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Sé que las cosas buenas llegarán a este país, confía la oaxaqueña

Lila Downs y Julieta Venegas superan problemas de sonido en Cumbre Tajín
Jorge Caballero
Enviado
Periódico La Jornada
Domingo 21 de marzo de 2010, p. 8

Papantla Veracruz, 20 de marzo. Los cantos combativos, esperanzadores y amorosos de Lila Downs y Julieta Venegas encajaron un cúmulo de emociones en la corteza cerebral de los asistentes a la tercera jornada de la Cumbre Tajín 2010, mediante descargas vocales musicales intensas, dosificadas a cuentagotas y de tajo para elevar el espíritu festivo de los corazones y transformarlo en un solo latido para comulgar en un nivel sacro, aunque con serias deficiencias en el sonido.

La intensa y sorprendente velada comenzó con el lenguaje musical vanguardista que presentó Eblen Macari, le siguió Deva D’luz y Pedro Vadhar. El retraso en el programa apuró las cosas en la presentación de la siguiente dupla la cantante cubano-mexicana Maruchy Behmaras y el fandango jarocho del sobresaliente trío femenino Caña dulce, caña brava.

Después tocó el turno a Lila Downs, quien en un inicio al cantar La iguana, fue maltratada por el público joven quien le espetaban procacidades, pero con su calidad, profesionalismo y talento los cautivó rápidamente. La juchiteca soltó: “He venido a cantarle al sagrado Tajín del Trueno, pido permiso para cantar y bailar con todo mi corazón… Y esta canción va para todas nuestras madres quienes con sus bendiciones sanan las maldades que vive México”.

Ajena a las fallas técnicas, la cantante oaxaqueña interpeló de nuevo a su público para decirles: Porque yo sé que las cosas buenas llegarán a este país aunque no guste a mucha gente y cantó Justicia, que fue coreada a todo pulmón por sus seguidores y tarareada por los cautivos de esa noche.

La velada se acercaba a su final y tocó el turno a Julieta Venegas, quien no tuvo que hacer grandes esfuerzos para ganarse al público, pues era la estrella de la noche, por la que se había pagado el boleto. Ella presentó un puñado de 13 canciones, la mayoría perteneciente a su etapa pop ligero de contenido amoroso.

Inició con Algo está cambiando, en franca alusión a su estado de gravidez; Limón y sal, Despedida, Bien o mal, primer sencillo de su nuevo disco, y su éxito Lento, fueron el paquete inicial de la primer presentación en vivo de la tijuanense dentro de su nueva gira promocional.

La cantautora no tuvo ningún exabrupto en su presentación con un público que celebró todo lo que hizo sobre el escenario incluso sus canciones: Ilusión, Debajo de mi lengua, Me voy, Original, Eres para mi, El presente y Andar conmigo, al final, el público quedó satisfecho.