Ciencias
Ver día anteriorMiércoles 13 de julio de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Creador e impulsor del Gran Telescopio Milimétrico, padecía cáncer de páncreas

Murió ayer el astrofísico Alfonso Serrano Pérez-Grovas

Ha sido uno de los científicos mexicanos más osados, comentó José Franco

Fue un hombre entusiasta y comprometido con la promoción de la ciencia y la tecnología, señaló José Guichard

Foto
Alfonso Serrano Pérez-Grovas, en una imagen de enero de 2002Foto Guillermo Sologuren
Emir Olivares Alonso
 
Periódico La Jornada
Miércoles 13 de julio de 2011, p. 2

El investigador mexicano Alfonso Serrano Pérez-Grovas, creador e impulsor del Gran Telescopio Milimétrico (GTM), considerado uno de los proyectos científicos más grandes en el país, murió este martes en la ciudad de México a los 61 años de edad, informó el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE).

El científico, quien se graduó de físico en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1969, padecía cáncer pancreático, que le diagnosticado hace tres meses.

Serrano Pérez-Grovas, uno de los astrónomos más importantes de México, trabajó varios campos de la investigación en esta ciencia: la estructura de las estrellas, evolución química, rotación de galaxias, núcleos de galaxias activos, el cómputo y el desarrollo espacial.

Integrantes de la comunidad científica manifestaron su pesar por la noticia. El investigador del Instituto de Astronomía (IA) de la Universidad Nacional, José Franco, compañero durante la licenciatura de Serrano, lamentó la pérdida de uno de los más osados científicos de este país.

En el funeral, efectuado ayer, estuvieron presentes el rector de la UNAM, José Narro Robles, José Franco, el astrónomo Arcadio Poveda, y José Guichard, ex director del INAOE.

A mediados de la década de 1990 del siglo pasado, Serrano Pérez-Grovas fue nombrado director del INAOE. Ocho años después (2003) se concentró en conseguir el financiamiento, desarrollar y poner en operación el GTM, el más grande en su tipo en el mundo. Hasta su muerte se desempeñaba como director general del Observatorio del GTM ubicado en la cima del volcán Sierra Negra, municipio de Atzitzintla, Puebla, a 4 mil 581 metros sobre el nivel del mar.

La tecnología de este telescopio permite detectar ondas que se encuentran a distancias de 13 mil 200 millones de años luz, es decir, galaxias con elementos químicos que están presentes en el universo tras la gran explosión, también conocida como big bang. Además, permitirá a la comunidad científica estudiar a detalle los procesos que dan lugar a la formación de estrellas y sistemas planetarios.

José Franco recordó que durante su época de estudiante, Serrano Pérez-Grovas fue un alumno distinguido y socialmente comprometido con el que compartimos, además de clases, partidas de domino y un buen número de batallas en asambleas, discusiones, marchas, huelgas y guardias de desvelo en los movimientos que vivió nuestra universidad.

El investigador José Guichard aseveró que el impulsor del GTM siempre fue un hombre entusiasta y comprometido con la promoción de la ciencia y la tecnología. Y, desde el sector público, impulsó la constitución de un sistema nacional especializado en la generación del conocimiento científico, el desarrollo de las humanidades y la innovación tecnológica en México.

Prolífica trayectoria

Serrano Pérez-Grovas nació en la ciudad de México el primero de febrero de 1950. Tras concluir sus estudios de licenciatura en la UNAM, obtuvo el grado de maestro en matemáticas aplicadas por la Universidad de Cambridge y el doctorado en Filosofía por la Universidad de Sussex, Inglaterra.

También fue investigador y director del IA de la UNAM, miembro nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (al que ingreso en 1986), director adjunto de ciencia del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y responsable del Programa Universitario de Investigación y Desarrollo Espacial. Colaboró en el desarrollo de los dos microsatélites producidos en México en la década de 1990.

Formó parte de varias organizaciones astronómicas y científicas nacionales e internacionales, como la Asociación Estadunidense para el Progreso de la Ciencia, la Unión Astronómica Internacional, la Unión Internacional Radio-Científica, la Real Sociedad Astronómica y la Asociación Mexicana de Directivos de la Investigación Aplicada y el Desarrollo Tecnológico.