Capital
Ver día anteriorSábado 17 de septiembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Archiva el expediente como asunto totalmente concluido

Cierra la PGJDF el caso de la muerte de Digna Ochoa

Un juez federal desechó amparo de la familia en contra de la investigación

Alejandro Cruz Flores
 
Periódico La Jornada
Sábado 17 de septiembre de 2011, p. 32

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) dio por cerrado el caso de la muerte de la defensora de los derechos humanos Digna Ochoa y Plácido luego de que un juez federal determinó sobreseer el amparo promovido por la familia de la activista contra la resolución de la dependencia de que se trató de suicidio y no homicidio.

La procuraduría capitalina señaló que el pasado 12 de septiembre fue notificada de que la sentencia del titular del juzgado séptimo de distrito en materia de amparo, dictada el pasado 23 de agosto, causó ejecutoria, por lo que se ordenó archivar el expediente como asunto totalmente concluido.

En diversas ocasiones los familiares de Digna Ochoa Plácido manifestaron su desacuerdo con la conclusión de la procuraduría local en el sentido de que la muerte de la activista, ocurrida en 2001, fue suicidio por lo que mandaron hacer un peritaje externo el cual concluyó que la víctima fue asesinada y solicitaron la intervención de la justicia federal.

En ese tenor, en 2005, el segundo tribunal colegiado en materia penal del primer circuito ordenó a la procuraduría capitalina revisar el expediente para verificar que la decisión del no ejercicio de la acción penal en torno de este caso estuvo bien fundamentada.

Fue hasta noviembre del año pasado que la dependencia dio a conocer el resultado de dicha revisión de las pruebas existentes, incluido el peritaje externo, en el cual se reiteró la conclusión de que se trató de un suicidio simulado y que la defensora de los derechos humanos se había disparado en una pierna y en la cabeza.

Ante esta situación, la familia de Digna Ochoa anunció que acudiría a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos para solicitar su intervención, pues, afirmaron, existen diversas inconsistencias en la integración de la averiguación, como que el cadáver fue movido de su posición original y se manipuló la escena del crimen.

Además de que no se tomaron en cuenta las lesiones que presentaba el cuerpo en el cuello, fémur de la pierna derecha y una herida en el párpado derecho, que según el peritaje de la familia fueron consecuencia de los golpes que recibió la víctima ante de ser asesinada.

Digna Ochoa fue encontrada muerta en su oficina, el 19 de octubre de 2001, ubicada en la colonia Roma.