Opinión
Ver día anteriorDomingo 9 de octubre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Jazz

Graham Collier (1937-2011)

Antonio Malacara
Foto
Foto del artista en el río Guayaquil, en Ecuador, tomada de su sitio de Internet
U

no de los más grandes iconos del jazz británico, Graham Collier, falleció inesperadamente la noche del pasado 9 de septiembre, a los 74 años de edad, a causa de una insuficiencia cardiaca, mientras vacacionaba en la isla griega de Creta. Compositor, contrabajista, teórico, maestro y escritor, sostenía que, en tiempo real, el jazz sucede sólo una vez (y ya).

Aunque su técnica era impecable y complicada, y sus conceptos abiertamente propositivos, su música resulta menos abstracta de lo que mucha gente pudiera esperar (sin que esto reduzca en lo más mínimo su capital de riesgo). En casi 50 años de carrera, deambuló y marcó pautas en las postrimerías del bop, el jazz rock, el blues de pasado mañana y el jazz del diluvio que viene.

John Gill, pareja de vida de Graham durante 35 años, escribió a Henry West (añorado saxo mexicano en autoexilio) para avisarle del fallecimiento. Henry, a su vez, nos renvió el mensaje y nosotros compartimos aquí un resumen.

“Querido Henry: “Lamento tener que escribirte con la triste noticia de que Graham murió repentinamente la noche del 9 de septiembre en Hania, donde estábamos de vacaciones.

“Te puedo decir que fue algo muy rápido. Graham estaba inconsciente y no sintió dolor alguno, y yo estaba con él. Los médicos del hospital dijeron que fue una insuficiencia cardiaca repentina. Si me hubieran dicho que tenía yo que elegir una forma para que él se fuera, hubiera elegido algo así.

“Todavía estoy batallando con la gran cantidad de mensajes y llamadas que comenzaron a llegar pocas horas después de su muerte. Voy a tratar de contestar a todas a buen tiempo, pero ojalá me tengan paciencia.

“Estamos planeando un pequeño funeral aquí en Skopelos; probablemente el martes por la tarde, y como evidentemente llegará un buen número de grandes amigos, espero que podamos brindar por él a la hora apropiada.

Mis mejores deseos, John.

Varios medios en el mundo publicaron obituarios sobre este acontecimiento, pero resalta lo publicado en los diarios ingleses The Guardian, The Independent, The Telegraph y The Times, además del sitio web del propio Graham Collier: www.jazzcontinuum.com, donde se pueden conseguir sus 19 discos y sus seis libros, y donde se reproduce un magnífico ensayo del crítico Brian Morton, escrito para el booklet de un disco compacto doble de inminente aparición, donde se reditan dos de sus mejores álbumes: Symphony of Scorpions y The Day of the Dead, este último, basado en Bajo el volcán, la novela donde Malcolm Lowry recrea sus días en Cuernavaca, en medio de las fiestas y las ofrendas para los muertos.

James Graham Collier nació el 21 de febrero de 1937 en Tynemouth, al norte de Inglaterra. Su padre era un baterista semiprofesional que conseguía dinero extra acompañando películas mudas. Cumplido su servicio militar en Hong Kong, Graham se pasa de la trompeta al contrabajo y empieza a estudiar composición. Es ahí que gana un concurso de la revista Down Beat, presentando la suite titulada Macao interlude. El premio fue media beca en la prestigiosa Escuela de Música de Berklee, en Boston, donde fue el primer estudiante inglés.

Después de graduarse en Berklee, regresó a Reino Unido, formó su primer grupo y grabó su primer elepé: Deep Dark Blue Centre, en el que evidencia un estilo tan sólido como sutil para componer sus temas. Declara que sus mayores influencias eran Duke Ellington, Gil Evans y Charles Mingus.

En 1979 deja de tocar el contrabajo para dedicarse de tiempo completo a la composición, la investigación y la docencia. La obra de Lowry (quien recientemente había grabado The Day of the Dead) continúa siendo una fuente de inspiración; sus obras apuntan invariablemente a la vanguardia, pero manteniendo ya el carácter tempestuoso del bop o ya la tranquilidad y el moderado equilibrio del cool o de la academia.

A lo largo de su larga y fructífera vida, enfrentó con habilidad y maestría la paradoja de un compositor en medio de una música (el jazz) donde el eje central es la improvisación, dejando siempre grandes espacios para que sus solistas se explayaran y exploraran entre arquitecturas cada vez más elaboradas y abstractas.

Ted Gioia, autor de La historia del jazz que editó en México el Fondo de Cultura Económica, afirma que en cualquier lista de los escritores más polémicos en el jazz actual, (Graham Collier) está luchando por el primer lugar. Salud.