Cultura
Ver día anteriorMartes 25 de octubre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Participa en el Encuentro de Poetas Nórdicos y Mexicanos efectuado en el Cervantino

La poesía es el fuego entre el dolor colectivo y la creatividad: Waerness

Somos una suerte de profetas con el deber de cuestionar la situación política del mundo, dice

Por primera vez traducen su obra al español y la incluyen en antología publicada por el CNCA

Foto
Gunnar Waerness, en Guanajuato, durante la entrevista con La JornadaFoto Mónica Mateos
Mónica Mateos-Vega
Enviada
Periódico La Jornada
Martes 25 de octubre de 2011, p. 4

Guanajuato, Gto., 24 de octubre. Poesía y crisis se llevan bien, porque la poesía es el fuego entre lo que hace fuego, es decir, entre el dolor colectivo y la creatividad personal, afirma el poeta noruego Gunnar Waerness (Trondheim, 1971).

Invitado para participar en el Encuentro de Poetas Nórdicos y Mexicanos que se inició hoy y concluye este martes en el contexto del Festival Internacional Cervantino, el escritor también forma parte de los autores antologados en el libro Proyectos para un cielo nuevo: poesía nórdica contemporánea, que recientemente editó el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA).

Tranströmer, lenguaje cristalino

En entrevista con La Jornada, Waerness considera que los poetas son una suerte de profetas que tienen el deber de cuestionar desde su trinchera la situación política por la que atraviesa el mundo. No obstante, reconoce que no es fácil llegar a ese punto.

En los países nórdicos, explica, “la generación del poeta Tomas Tranströmer (Nobel de Literatura 2011), apostó por la búsqueda de un lenguaje cristali-no y calmado, eso produjo que la generación siguiente de poetas fuera más agresiva, como Mikael Strunge, esa fue la reacción.

“Pero Tranströmer ha sido muy importante para la conformación de un pensamiento visual y metafórico, porque en su obra estructura escenas casi cinematográficas, con mucha textura. Además, es fácil de traducir porque es muy literal, en su forma de dramaturgia no es posible ser mejor que él.

A partir de estos elementos, las nuevas generaciones de poetas buscamos la oralidad, la ambivalencia, donde los diversos temas no sean tan definidos, sino que se mezclen. La poesía nórdica, entonces, se ha movido mucho hacia la densidad de significados.

Gunnar Waerness es autor de cuatro libros de poesía y de una obra de teatro. En 2004 fue reconocido como uno de los mejores escritores jóvenes en el Festival Noruego de Literatura.

Desde 2002 trabaja con la poesía visual mediante el collage de inspiración dadaísta, sus performances suelen incluir experimentos interdisciplinarios en los que la música juega un papel destacado.

Es la primera vez que su obra se traduce al español para la antología preparada por el CNCA.

Al respecto comenta que entre los poetas más surrealistas que conoce se encuentra Octavio Paz: de él he aprendido más del surrealismo que de los propios surrealistas. Para mí, él y Federico García Lorca son los grandes representantes de esa corriente.

Añade que las poesías mexicana y noruega tienen algo en común: ambas se encuentran en las periferias, lejos del centro canónico de la literatura contemporánea. Somos como los hermanitos de las naciones grandes.

Contra la poesía egocéntrica

Waerness lamentó que los jóvenes poetas de su país tengan como único tema el yo mismo, es decir, “se la pasan hablando de cómo el sujeto se encuentra en el mundo, y el mundo es más como una proyección del ego que al revés. Eso hace que la poesía a veces sea como privada y el lector se siente excluido.

Pero así eran Nerval y Rimbaud: no estaban muy interesados en el mundo. No sabemos cómo se vaya a desarrollar esa poesía cuando estos jóvenes escritores tengan familia, pero creo que hay un desplazamiento de esa poesía egocéntrica a una más política, el cual comenzó en la época del presidente estadunidense George Bush. Mi propia poesía va absolutamente hacia allá, aunque quizá un poco demasiado tarde, concluye.

En el Encuentro de Poetas Nórdicos y Mexicanos participaron este lunes, en el Teatro Juárez, Vicente Quirarte, Eduardo Lizalde, Eduardo Langagne (México), así como Thomas Boberg (Dinamarca), Helena Sinervo (Finlandia) y Lasse Södeberg (Suecia). Este martes la sesión de lectura será con Eduardo Casar y Elva Macías (México), Lauri Otonkoski (Finlandia), Morten Sondergaard (Dinamarca) y el poeta Waerness.