Política
Ver día anteriorJueves 1º de marzo de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Los indignados vuelven a las calles

La movilización, un día antes de la firma del tratado de disciplina presupuestaria

Los grandes gremios de Europa repudian las políticas restrictivas de la UE y el FMI

Trabajadores de París, Bruselas, Atenas y Lisboa se unen al reclamo de una región más justa

Foto
Miles de trabajadores tomaron ayer las calles de Marsella, Francia, convocados por las principales asociaciones sindicales para protestar por las políticas de austeridad impuestas por la Unión EuropeaFoto Reuters
Afp y Xinhua
 
Periódico La Jornada
Jueves 1º de marzo de 2012, p. 4

París, 29 de febrero. De Bruselas a Atenas, pasando por París y Lisboa, los trabajadores europeos se manifestaron este miércoles contra las políticas de austeridad, convocados por la Confederación Europea de Sindicatos (CES), que con la consigna ¡Basta ya! llamó a un día de movilización en todo el continente.

La jornada de protesta colectiva se realizó en vísperas de la cumbre de la Unión Europea (UE), que se realizará el jueves y el viernes en Bruselas para firmar el nuevo tratado europeo de disciplina presupuestaria.

En Bruselas, unos 200 representantes de sindicatos belgas, franceses, alemanes, austríacos y griegos se agruparon ante la sede del Consejo Europeo, donde se realizará la cumbre. No queremos esa austeridad que nos imponen, ya que es económicamente absurda: en Grecia, con cada plan de austeridad las cosas empeoran, declaró Claude Rolin, dirigente de la Confederación de Sindicatos Cristianos (CSC) de Bélgica.

En Grecia, el país europeo más azotado por la crisis, los principales gremios del país, la Confederación de los Sindicatos de Empleados Públicos (Adedy) y del sector privado, Confederación Nacional de los Sindicatos de Grecia (GSEE), llamaron a una huelga nacional de tres horas por la mañana, antes de una manifestación en el centro de Atenas.

En la misma capital griega hubo manifestaciones simbólicas frente a las oficinas de la Comisión Europea y junto a la Acrópolis. Mil manifestantes se congregaron en la plaza Syntagma, frente al Parlamento, para asistir a un concierto al aire libre contra la austeridad.

Los sindicatos de esta nación se unen de nuevo a los europeos contra las políticas neoliberales y reclaman una Europa más justa, declaró la GSEE en un comunicado.

Paralelamente, una delegación de ambos gremios y de dirigentes de asociaciones profesionales llevó una moción a la representación de la Comisión Europea en Grecia en la que denuncian las políticas antisociales que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional imponen al país.

En Francia, miles de personas se manifestaron en París y en otras ciudades, mientras movimientos de huelga limitados provocaron perturbaciones en el transporte aéreo. En Marsella (sureste), entre 2 mil 700 manifestantes –según la policía– y 10 mil, según los sindicatos, salieron a las calles del puerto; en la capital París 15 mil personas acudieron al llamado, según el sindicato CGT, mientras la policía reportó que marcharon 8 mil 700.

Durante la manifestación se observó una bandera con el lema: En toda Europa, basta ya; existen alternativas para el empleo y la justicia social. Abrían la marcha los dirigentes de las centrales sindicales Confederación General de Trabajadores (CGT), Bernard Thibault, y de la Federación Sindical Unitaria (FSU), Bernadette Groison.

La movilización en Francia estuvo marcada por la división gremial, ya que la Confederación Francesa Democrática de los Trabajadores (CFDT) y Fuerza de Trabajo (FO) reprocharon a la CGT una acción política dirigida contra el presidente Nicolas Sarkozy en plena campaña electoral, y rehusaron participar en la manifestación. Pese a las divisiones, los dirigentes coinciden en su rechazo a las políticas adoptadas por la Unión Europea.

En Lieja, Bélgica, decenas de manifestantes lanzaron al río imágenes del presidente francés Nicolas Sarkozy y de la canciller alemana Angela Merkel.

En Portugal, cientos de personas –según la prensa local– desfilaron en las calles de Oporto (al norte del país), en respuesta al llamado de la Confederación General de Trabajadores Portugueses (CGTP, la principal confederación sindical del país), que convocó también otra manifestación en el centro de Lisboa por la tarde.

La situación es muy difícil, incluso para la gente que tiene un empleo, a causa de las medidas de destrucción que el gobierno ha adoptado y prevé adoptar, declaró un manifestante en Oporto a la televisión Sic Noticias.

El secretario general de la CGTP, Armenio Carlos, convocó a los trabajadores portugueses a participar masivamente en la huelga general convocada para el 22 de marzo, en rechazo a las medidas de austeridad impulsadas por el gobierno. El dirigente gremial argumentó que la protesta es de todos los trabajadores, porque todos están sometidos a medidas de austeridad y retirada de derechos.

Por su parte, el presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, dijo a la radio portuguesa TSF que es imposible imponer más austeridad al conjunto de la población más vulnerables, a los que ahora se conoce como nuevos pobres.

Portugal fue el tercer país de la eurozona en requerir un paquete de rescate de la Unión Europea y el FMI, después de Grecia e Irlanda. El mandatario sostuvo que las medidas impuestas por los acreedores internacionales a cambio de la ayuda no tienen en cuenta las especificaciones de los grupos sociales que afectan.

En Italia este miércoles no se hubo manifestaciones, aunque está prevista un huelga de transportes públicos para el jueves.

Btn rs