Opinión
Ver día anteriorDomingo 17 de marzo de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Bajo la Lupa

¿Orquestación por Wall Street de la gran burbuja fracking del gas esquisto (shale gas)?

Alfredo Jalife-Rahme
Foto
Vista de la refinería de Salamanca, en imagen de archivoFoto Alfredo Domínguez
A

rrecia la polémica sobre el fracking del gas esquisto ( shale gas) entre sus panegiristas a ultranza y sus feroces críticos, quienes ya en Estados Unidos lo catalogan como una vulgar burbuja especulativa, de lo que hemos hecho eco en Bajo la Lupa (29/4/12, 26/12/12, 10 y 13/2/13).

El modelo financierista anglosajón ha prolongado su dolorosa agonía mediante múltiples burbujas especulativas y ahora parece tocar el turno al fracking del gas esquisto, al que la Estrategia Nacional de Energía (ENE) del gobierno peñista se ha adherido sin tapujos.

A mi juicio, nos encontramos en un momento similar al del pico del petróleo con los multimedia de Estados Unidos a favor, frente a los geólogos científicos en contra (a quienes se sumó Bajo la Lupa).

La literatura anglosajona en favor del milagro del gas de esquisto es apabullante, pero llama poderosamente la atención que alguien de la talla de Deborah Rogers se atreva a enfrentar en algunos medios de la minúscula prensa progresista de Estados Unidos a la gran burbuja del fracking, en el mismo tenor de mi amigo banquero que cité y del centro de pensamiento estratégico europeo DeDefensa.org.

Un reporte de The New York Times (25/6/11) cita a varios expertos, entre ellos a Deborah Rogers, que suenan la alarma en medio del vuelco al gas natural.

Deborah Rogers, fundadora de Energy Policy Forum –consagrado a temas financieros y políticos del gas esquisto y la energía renovable– tiene una importante carrera financiera en la banca londinense de inversión y ha sido nombrada miembro prominente de la Iniciativa de Transparencia de las Industrias Extractivas de Estados Unidos (USEITI, por sus siglas en inglés), y en forma interesante ha formado parte del consejo consultivo de la Reserva Federal de Dallas (2008-2011).

En paralelo, Jeff Goodell, de la revista Rolling Stone (1/3/12), fustiga “La gran burbuja del fracking: el engaño detrás del auge del gas”, con el subtítulo aterrador: No solamente es tóxico, sino que es empujada por un multimillonario de extrema derecha (¡supersic!) quien obtiene más ganancias especulando con los terrenos que perforando gas.

Deborah Rogers, quien sabe demasiado de finanzas, delata la precariedad de la controvertida gasera Chesapeake que defenestró a su polémico director.

Denise Grolimus (19/11/12) fustiga la depredación ambiental del fracking que rememora el célebre documental Gasland (http://www.youtube.com/watch?v=__p9WG-AVmE).

En el resumen ejecutivo de su extenso análisis, Deborah Rogers expone que en 2011 las megafusiones (M&A) del gas esquisto fueron de 46 mil 500 millones de dólares: uno de los mayores centros de ganancias de algunos de los bancos de inversiones de Wall Street y que al momento del escrutinio financiero carecía de sustento alguno.

Pese a ello, los analistas financieros y los banqueros de inversiones emergieron como los impulsores más retóricos de la explotación del gas esquisto, lo cual ha resultado en una inundación de mercado del gas natural con el desplome anómalo de precios. En 2011, la demanda de gas natural en Estados Unidos fue excedida por la oferta en cuatro veces.

A su juicio, la estratagema tenía como objetivo proporcionar el flujo de efectivo necesario para sostener las imprudentes posiciones de apalancamiento de los operadores.

Como de costumbre, los bancos instrumentaron nuevos productos financieros exóticos ex profeso: pagos de producción volumétrica (VPP, por sus siglas en inglés) que fueron vendidos a inversionistas ingenuos como los fondos de pensiones. Sin querer, Deborah Rogers abre la extensa llaga a punto de gangrenar de los fondos de pensiones de Estados Unidos, donde los banqueros explotan en forma cautiva los ahorros de los empleados.

Así la burbuja financiera creada para el fracking del gas esquisto, a juicio de Deborah Rogers, es similar al de la burbuja inmobiliaria que estalló en 2008.

La valiente y muy capaz analista documenta la información independiente sobre el papel que juega el gas esquisto en Estados Unidos (nota: y, por extensión, a México, atrapado en sus redes financieristas).

Documenta siete puntos nodales:

1) Wall Street promovió el frenesí de la exploración del gas esquisto que resultó en precios menores a los costos de producción y, por ende, obtuvo enormes ganancias de las megafusiones y comisiones por las transacciones.

2) Las reservas de gas/petróleo esquisto han sido sobrevaluadas a un mínimo de 100 por ciento (¡supersic!) y hasta 400-500 por ciento por los operadores de acuerdo a los actuales datos de producción de los pozos que han sido recopilados en varios estados de Estados Unidos.

3) Los pozos de petróleo esquisto siguen la misma tasa abrupta de declive y de pobre eficiencia de recuperación observada en los pozos del gas esquisto.

4) El precio del gas natural ha sido arrastrado a la baja debido en gran medida a la severa sobreproducción para alcanzar los objetivos de los analistas financieros de crecimiento de producción para la apreciación de las acciones acopladas y exacerbadas por un apalancamiento imprudente, con la necesidad concomitante de producir para alcanzar el servicio de la deuda.

5) Debido a los extremos (¡supersic!) niveles de deuda, las reservas sin desarrollar probadas (PUD) pueden no haber estado en obediencia con las reglas de la reguladora bursátil (SEC) por algunas de las empresas de gas esquisto debido a la amenaza de quiebra colateral por estos operadores.

6) “La industria exhibe reticencia para comprometerse a mayores inversiones de gas esquisto, abandonando proyectos de gasoductos, ofertas iniciales públicas (IPO), y proyectos de asociaciones estratégicas ( joint ventures) pese a la retórica pública que proclama que el gas/petróleo esquisto es la panacea (¡supersic!) de la política energética de Estados Unidos”.

7) Se alienta la exportación debido al diferencial entre los precios internacional y doméstico en un esfuerzo para remediar el balance de pagos desfalleciente invertido en los activos de gas/petróleo esquisto.

Concluye que las proyecciones de gas esquisto son particularmente optimistas y, por consecuente, irreales, cuando los pozos se desempeñan significativamente en forma menor a su proyección original.

Por cierto, a Deborah Rogers no se le pasa que entidades foráneas están comprando los espejitos del shale gas. La sed energética de varios países los llevó a caer en su trampa, como la china CNOOC, Korea National Oil Corporation, la minera australiana BHP Billiton y otras empresas niponas y francesas.

De acuerdo con la tesis de Bajo la Lupa (6/3/12), Deborah Rogers expone la codependencia financiera con el gas esquisto. En forma magistral exhibe como muestra de botón las tratativas de la venta de activos de la siempre polémica Chesapeake Energy con la misma fauna de la elite de los banksters globales: Bank of America/Merrill Lynch, Morgan Stanley, Deutsche Bank, Goldman Sachs, Royal Bank of Scotland y la muy calladita Jefferies&Co.

¿Habrá tomado en cuenta el ENE peñista todas estas aberrantes anomalías antes de lanzarse al vacío sin red de protección de inversiones masivas foráneas en el sector energético, mediante las cuales México se convertiría en la prolongación de la burbuja del fracking del gas esquisto de Estados Unidos?

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalife

Facebook: AlfredoJalife

Añadir un comentario