Mundo
Ver día anteriorMartes 22 de octubre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Obama y Hollande acuerdan abordar esta controversia por canales diplomáticos

Francia reprueba el espionaje de EU a sus comunicaciones

Le Monde publica artículo con información de los documentos filtrados por Snowden

Foto
Charles Rivkin, embajador de Estados Unidos en Francia, abandona el Ministerio del Exterior, en París, adonde fue convocado para explicar el espionaje de la NSA al país galoFoto Ap
Foto
El presidente Barack Obama conversó ayer vía telefónica con su par francés, François Hollande, a quien comentó que Washington evalúa sus actividades para equilibrar seguridad y privacidadFoto Reuters
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 22 de octubre de 2013, p. 22

Nueva York, 21 de octubre.

Poco después de que México denunció nuevas revelaciones de espionaje cibernético por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés), hoy el gobierno de Francia reprobó a Washington al divulgarse la intercepción masiva de comunicaciones de ese país en un reportaje publicado por Le Monde con información de documentos filtrados por Edward Snowden.

Le Monde publicó hoy un reportaje –cuyo coautor es Glenn Greenwald, el periodista estadunidense que ha escrito la mayoría de los reportajes sobre las revelaciones de Snowden– en el cual informa que la NSA había grabado 70 millones de comunicaciones digitales entre el 10 de diciembre de 2012 y el 8 de enero de 2013. Agregó que además de rastrear comunicaciones entre aquellos sospechosos de tener vínculos con el terrorismo, el programa de vigilancia podría haber interceptado comunicaciones de figuras reconocidas en el ámbito político, empresarial y gubernamental de Francia.

Todo esto, 24 horas después de las revelaciones publicadas el domingo por la revista Der Spiegel, de que la NSA espió las comunicaciones por correo electrónico y mensajes de celular de la presidencia de México y de la Secretaría de Seguridad Pública, según documentos de la agencia filtrados por Snowden.

Prácticas inaceptables entre socios: París

Esta tarde, el presidente Barack Obama llamó a su contraparte francés, François Hollande, para hablar sobre la nueva controversia provocada por las tácticas de espionaje masivo de la NSA. Según la Casa Blanca, Obama comentó con Hollande que su gobierno evalúa sus actividades de espionaje para asegurar un equilibrio entre la seguridad y la privacidad, y que ambos mandatarios acordaron continuar hablando del asunto por canales diplomáticos.

Esta mañana, la cancillería francesa había convocado al embajador estadunidense Charles Rivkin, y según voceros, fue informado que este tipo de prácticas entre socios son totalmente inaceptables y tenemos que estar seguros de que no se siguen aplicando, reportó el New York Times.

El embajador estadunidense prometió transmitir este mensaje a Washington, aunque el reportaje de Le Monde fue publicado justo el día que el jefe del embajador, el secretario de Estado John Kerry, llegó a Francia.

Hollande pidió que sean dadas todas las explicaciones, así como el conjunto de informaciones que estarían en poder del ex consultor de la NSA Edward Snowden”, señaló un comunicado de la presidencia en París.

La denuncia francesa fue más resaltada que la mexicana por los principales medios estadunidenses, aunque a lo largo del día muchos medios reportaban que Francia y México exigían explicaciones a Washington.

El vocero de la Casa Blanca Jay Carney respondió hoy con el mismo guión que ha empleado el gobierno de Obama para abordar reacciones como las de Francia; ya ha tenido práctica con otros gobiernos europeos, Brasil y México anteriormente. Subrayó que la relación bilateral con Francia es importante y valiosa, es uno de los aliados más cercanos, y que como hemos dicho antes en respuesta a sus preguntas sobre otros países, abordamos temas como este relacionado con actividades de inteligencia por la vía de canales diplomáticos.

Agregó que como asunto de política, hemos dejado claro que Estados Unidos recauda inteligencia extranjera del mismo tipo que recaban todas las naciones.

Pero el intercambio entre la vocera de Estado Marie Harf y periodistas hoy sobre el asunto de las revelaciones de las últimas 24 horas en torno al espionaje estadunidense en Francia y México, como antes en Brasil y otros países, tuvo un momento curioso. Después de que la vocera insistió en que este gobierno ha adoptado varias medidas para incrementar la transparencia, el uso de ese término fue objetado por algunos periodistas que cuestionaron el significado de esa palabra y, aparentemente frustrada, afirmó: “bueno, yo creo que podemos usar cualquier definición de ‘transparencia’ que queramos”.

Harf comentó que no habrá daño en las relaciones bilaterales, ya que las discusiones privadas con otros gobiernos y las recientes declaraciones públicas de Obama tienen como uno de sus objetivos asegurar a otros países que tomamos muy en serio sus preocupaciones, que pensamos que son temas importantes que debemos discutir y que no deseamos que los supuestos reportes allá fuera, en la prensa, tengan influencia negativa sobre nuestras relaciones bilaterales.

Pero al ser cuestionada sobre la afirmación del gobierno de Obama de que Estados Unidos hace lo mismo que otras naciones en recaudar inteligencia, rehusó responder si eso implicaba que Francia y otros países están interviniendo de manera masiva las comunicaciones de los estadunidenses.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks