Política
Ver día anteriorJueves 17 de julio de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
El Hoy no circula
Juan Tonda*
E

n lógica se afirma que cuando se parte de un supuesto falso, se puede concluir lo que sea. Ese es el caso del programa Hoy no circula establecido en la zona metropolitana de la ciudad de México desde hace muchos años. Los hechos muestran que está lejos de ser una solución adecuada. Analistas como el doctor Héctor Riveros, del Instituto de Física de la UNAM, han señalado que no sirve.

Vale la pena antes de establecer un programa consultar a toda la comunidad científica y técnica, así como analizar el problema de manera multifactorial.

El primer análisis de la ciudad de México es si es una ciudad sostenible, lo cual ha llevado a muchos analistas a proponer que se cambie la sede de la capital de nuestro país, o también que se regrese a la ciudad lacustre del pasado, se inunde una parte de la capital, y que salga una parte de sus habitantes. Aunque ambas propuestas nos parecen muy radicales, no hay que olvidar que países como Brasil las trataron de llevar a la práctica. Y está Brasilia como un ejemplo.

Los problemas de una metrópolis con 20 millones de habitantes y 5 millones de automóviles son muy complejos, y por ello las soluciones no son sencillas. Sin embargo, tenemos que enfrentarlas.

El asunto tiene fondo. Resulta relevante señalar que un grave problema en México y en el mundo es que por intereses de las grandes compañías petroleras y las armadoras de coches se ha privilegiado la cultura del coche, y en general de motor de combustión interna. La cadena del trasporte de gasolina y el motor de cuatro tiempos domina a la humanidad. Desde hace varios siglos se ha señalado que existen otras opciones, como el uso del transporte eléctrico, que no contamina y es más eficiente, pero los enormes intereses de las compañías petroleras y automotrices dictan nuestro futuro: ¡se le han puesto grandes impedimentos a la fabricación de autos y transportes eléctricos!

Un gobierno responsable establecería un programa integral de transporte público para toda la gente que no contaminara: este se llama tener Metro para toda la ciudad de México que llegue a todos los rincones de la urbe, como ocurre en Madrid, París, Nueva York y las grandes ciudades de mundo. Pero en México se cree que es inalcanzable. Sin embargo, sí es posible tener un sistema de trasporte público que no contamine y eficiente que se llama Metro y que llegue a todas las colonias del Distrito Federal.

¿Qué ocurre hoy en la ciudad de México? Que no hay dinero para resolver los verdaderos problemas de fondo y que se adoptan medidas que son un parche para resolver los problemas reales de la ciudad. El nuevo programa Hoy no circula es un ejemplo de ello. Quienes no tienen dinero y no pueden cambiar sus autos cada siete años tendrán que caminar o ayudar a los taxis que circulen. Ya no diremos nada de quienes sólo trabajan los sábados.

Ahora veamos el otro lado de la moneda. Hace 30 años se tenían tranvías eléctricos en las principales vías de la ciudad y hoy los trolebuses eléctricos apenas circulan. En México no existen los trenes eléctricos para transportar a las personas a todos los rincones del país. El dato más escandaloso es que el gobierno mexicano se dice apoyador de la no contaminación pero hace poco para evitarla.

Los ciudadanos que no quieren contaminar en la ciudad de México no la tienen fácil En México, el auto eléctrico Leaf de la Nissan cuesta 540 mil pesos. ¡Un verdadero insulto para los mexicanos, cuando en Estados Unidos cuesta 270 mil pesos! ¿Por qué esa enorme diferencia?

Si se quiere fomentar la no contaminación de autos, ¿por qué no le proporcionamos a la población autos eléctricos accesibles? ¿Dónde está el gobierno que no contamina?

* Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

Añadir un comentario