Cultura
Ver día anteriorViernes 12 de diciembre de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Sin caer en el panfleto, denunciamos la corrupción y los sistemas corroídos: Raúl Tamez

Joven bailarín presenta su primera coreografía; Payaso Capital fusiona danza, teatro y clown
Fabiola Palapa Quijas
 
Periódico La Jornada
Viernes 12 de diciembre de 2014, p. 6

Luego de una intensa carrera como ejecutante de danza contemporánea en México, China, Lituania, Canadá, Holanda y España, Raúl Tamez (DF, 1987) incursiona en la creación coreográfica con Payaso Capital, su primer trabajo.

El bailarín, quien estudia sociología en la Universidad Nacional Autónoma de México, desarrolló ese proyecto a partir del vacío que el modelo neoliberal ha dejado en el mundo.

“En México estamos en una situación crítica; tenemos un Presidente que cada día pierde legitimidad; vivimos en un país donde no existe el estado de derecho y permea la corrupción, la burocracia y los sistemas corroídos. Payaso Capital intenta denunciar todo esto sin caer en el panfleto”, dice a La Jornada el joven creador, quien presentará su pieza este viernes y el sábado en el foro Cracovia 32, en la ciudad de México.

Payaso capital, que fusiona danza, teatro y clown, surgió en Barcelona para hablar del sistema neoliberal-capitalista y la crisis española, pero el bailarín al volver a México la adaptó a la circunstancia del país.

“Uno de mis principales intereses como creador –explica Raúl Tamez– es lograr que la escena sea un espacio donde se integren activamente las preocupaciones de la sociedad, el aquí y ahora, porque a veces hay propuestas contemporáneas demasiado abstractas o lejanas a lo que nos corresponde como mexicanos; me interesa tender puentes entre lo social, lo público y lo cotidiano en la escena.”

Tamez, cuya obra se estrenó en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris y en el foro Un Teatro, señala que recurrió a la figura del payaso grotesco, del orden de un juglar o de un bufón para confrontar los sistemas políticos y sociales de una manera más inteligente y con el doble sentido. Se trata de payasos que se manejan dentro de un mundo fársico, proyectando lo mismo inconformidad y tensión, que alegría y júbilo.

Según su creador, la obra ha generado controversia porque los payasos parece que denuncian una situación, pero en realidad es otro el motivo. En la obra hay un payaso que es indígena, cuando habla parece que está en favor del mundo indígena, pero se debe poner atención, porque probablemente esté en contra no de las etnias, sino de los mecanismos en que se ven envueltas.

Tamez considera que los mexicanos estamos atrapados y somos víctimas de un contexto: “Hay muchos vacíos en el país y se sobrevaloran ciertos hábitos que al final sólo nos causan daño. Por ejemplo, es una sociedad completamente machista, agachona, que legitima a los que tienen más años que a los más talentosos.

Como sociólogo y artista me interesa entender qué sucede con el ser humano y su comportamiento en grupo, asó como sus características animales, dice.

En la obra se recurre al poema Los nadies, de Eduardo Galeano, a quien el coreógrafo admira. Bailamos el poema y a cada palabra le corresponde un gesto, un movimiento. Lo recreamos con el cuerpo, es un momento muy sentimental, porque el texto es cruel y nos hace ver cómo estos nadie que cuestan menos que la bala que los mata. En la obra están presentes nuestros nadies, nuestros indígenas, nuestros grupos vulnerables.

Payaso Capital se presenta hoy y mañana, a las 21 horas, en el foro de Cracovia 32 (entre avenida Revolución e Insurgentes).