Cultura
Ver día anteriorDomingo 11 de enero de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La Styde informó que la semana entrante comienza la obra, que costará 600 mdp

Entre dudas y críticas se inicia la edificación del centro de convenciones de Oaxaca

Es un proyecto pésimo, inviable por donde se le vea, calificaron arquitectos

La construcción de esa monstruosidad ya está decidida, ¿qué más podemos hacer, se preguntó Francisco Toledo

Foto
Maqueta del Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca, que se construirá en el cerro del Fortín. Autoridades aseguran que el terraplén donde se tiene contemplada la obra no afecta la zona protegida del sitio y que no hay peligro de que la falla geológica ponga en riesgo la obraFoto Jorge A. Pérez Alfonso
Jorge A. Pérez Alfonso
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 11 de enero de 2015, p. 4

Oaxaca.

Pese a la ola de críticas que surgió contra el proyecto del Centro de Cultural y de Convenciones de Oaxaca (CCCO), el cual se planea edificar en el cerro del Fortín, entre el auditorio Guelaguetza y el hotel Victoria (cuyo dueño es el secretario de Turismo y Desarrollo Económico, José Zorrilla de San Martín Diego), la construcción dará inicio la próxima semana, informó el subsecretario de Desarrollo y Promoción Turística, Javier Portillo Vergara.

Lo anterior se dio a conocer durante la presentación del proyecto, el jueves pasado, en las instalaciones del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (Iago), reunión a la que la Secretaría de Turismo y Desarrollo Económico (Styde) calificó como de socialización del proyecto.

Pese a que funcionarios estatales se empeñaron en que la conferencia fuera a puerta cerrada y sin acceso la prensa, representantes del Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Cultural y Natural del Estado de Oaxaca (Pro-Oax) exigieron el acceso de los representantes de los medios de comunicación.

Este proyecto ya está registrado en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y ya tiene recursos para ejecutarse, afirmó Portillo Vergara. Ya fue licitada y empezará la próxima semana, con el estacionamiento.

Heyddy Pérez Islas, jefa del Departamento de Verificación y Control de Obra de la Secretaría de Desarrollo Urbano del municipio de Oaxaca, exigió la presentación de la licencia de construcción, ya que, afirmó, su área no ha otorgado el permiso.

En la reunión estuvieron presentes integrantes de los colegios de arquitectos, urbanistas y valuadores, entre otros, que criticaron severamente el plan presentado por los funcionarios, encabezados por Portillo Vergara y Óscar Cruz López, coordinador general de mediación de la Styde.

Los funcionarios aseguraron que el terraplén donde se tiene contemplada la construcción del CCCO no afecta la zona protegida del cerro del Fortín, y que no hay peligro de que la falla geológica ponga en riesgo la obra.

Los asistentes reconocieron que el centro de convenciones es necesario para el estado, mas no aprueban el sitio donde se pretende imponer.

El artista plástico Luis Zárate cuestionó la falta de información, ya que, dijo, se desconoce quién realizó el proyecto, el costo total de la obra y el arquitecto encargado. ¿Hubo licitación? ¿Cómo y cuándo fue?, cuestionó.

Benjamín Campos, quien forma parte del proyecto, informó que los responsables son el Estudio Arquitectura, con sede en Puebla, y que el arquitecto principal es Federico Bautista; el costo del proyecto, agregó, es de 600 millones de pesos.

Asimismo, dijo que son chismes las acusaciones emitidas por la diputada priísta Martha Alicia Escamilla, quien señaló que a finales de 2013 se etiquetaron 32 millones de pesos para la elaboración del proyecto ejecutivo del CCCO, que hasta el momento no existe. Bautista señaló que cinco componentes forman el proyecto ejecutivo, en el que se invirtió ese dinero, entre los que se encuentran mejorías al auditorio Guelaguetza, como la colocación de butacas. Óscar Cruz afirmó que la legisladora tiene intereses personales para que no se realice el proyecto.

Lázaro García Saavedra, integrante de Pro-Oax y de la Agrupación Colegiada de Profesionales del Desarrollo Urbano del Estado de Oaxaca, afirmó que el proyecto llevado por los funcionarios es pésimo; incluso, varios arquitectos presentes concluyeron que si fuera presentado por un estudiante, sería reprobado de manera automática.

Trataron de justificarse al decir que el proyecto que llevaron no es el final, ya que éste aún está en revisión e incompleto en la Secretaría de Infraestructura y Ordenamiento Territorial, lo cual generó la molestia de los arquitectos presentes, quienes criticaron que en esas condiciones se dé inicio a la construcción.

Cruz López explicó que entre octubre y noviembre se realizaron reuniones de socialización del proyecto con organismos y asociaciones. Desgraciadamente algunas de las reuniones no las pudimos hacer en los momentos en que nosotros lo hubiéramos deseado... no asumimos la responsabilidad de que hasta ahora estemos platicando; no fue posible antes, dijo.

El director del Iago, Alonso Aguilar Orihuela, señaló que el proyecto debió presentarse de forma abierta a la sociedad civil, ya que las mencionadas reuniones de socialización siempre fueron a puerta cerrada y con grupos elegidos por el gobierno del estado y la Styde.

Gerardo Corres, presidente del Colegio Libre e Independiente de Arquitectos, criticó y cuestionó que no se les convocara antes de elaborar el proyecto. Consideró que el gobierno de Gabino Cué Monteagudo trabaja de la misma manera que en su momento lo hicieron anteriores gobiernos priístas en la entidad: Es penoso; qué lástima, porque teníamos esperanza en este gobierno.

Asimismo, aseguró que la obra es inviable por donde se le vea, ya que, para empezar, el cambio de uso de suelo para su edificación está prohibido y es imposible lograr su cambio, a menos, claro, que se utilice la corrupción para modificarlo.

Agregó que en el proyecto se señala que la construcción pasará por encima de la carretera federal 190 Oaxaca-Istmo, lo cual es una violación clara a la ley.

Ante esto, Óscar Cruz López puntualizó que ya se gestionan los permisos necesarios ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para que el tramo carretero en el que se edificará el CCCO sea desincorporado del tramo federal.

Ante la gran cantidad de cuestionamientos y críticas, Óscar Cruz López, visiblemente molesto, aseveró que no se violentará la ley y que ya se tramitan los permisos necesarios para la obra.

Concluyó la reunión y los funcionarios de la Styde no contestaron al cuestionamiento del pintor Luis Zárate respecto de la licitación.

Como siempre, hacen lo que quieren

Francisco Toledo, fundador de Pro-Oax, rechazó participar en la reunión y criticó que presentaran el proyecto cuando ya decidieron construir el centro de convenciones. “No sé para que vienen aquí a presentárnoslo, si ya decidieron hacerlo; no tiene sentido. Nos mantenemos en desacuerdo, creemos que hay otros sitios en los que se puede llevar a cabo el proyecto, pero, como siempre, hacen lo que quieren.

No sé qué más podemos hacer... digo, yo no puedo tirarme del cerro envuelto en una bandera o sin bandera. Afirmó que el gobernador Gabino Cué y sus funcionarios ya decidieron realizar esa monstruosidad, por tanto, no existe nada que pueda hacer para que cambien el lugar.

El artista también criticó que existe un conflicto de interés en este proyecto que encabeza José Zorrilla de San Martín Diego, ya que el CCCO se ubicará a un costado del hotel Victoria, del cual es dueño. Además, la empresa que realizó el proyecto, Estudio Arquitectura, fue la encargada de la construcción de las empresas Toyota y Suzuki, ambas pertenecientes al titular de la Styde.