Opinión
Ver día anteriorSábado 16 de enero de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Los de abajo

Abusos de Lexmark

Gloria Muñoz Ramírez
L

a empresa Lexmark, en Ciudad Juárez, Chihuahua, vuelve a poner en la mesa las inhumanas y anticonstitucionales condiciones en las que laboran miles de mujeres (en su mayoría) que todos los días se sumergen en el mundo del ensamblaje, no sólo con salarios muy bajos, sino sometidas a un cotidiano acoso sexual, la falta de permisos para ir al baño o para sentarse, la eliminación imprevista de días para gozar de vacaciones y la inexistencia de medidas de higiene y seguridad, entre muchas otras arbitrariedades que comenten las empresas que llegaron a instalarse en el cordón industrial de esta ciudad fronteriza desde principios de la década de los 60.

Las estadísticas del Instituto Nacional de Geografía e Informática (Inegi) revelan que Ciudad Juárez sigue siendo la localidad con mayor número de trabajadores y trabajadoras de la maquila en todo el país. Partes de vehículos, computadoras, televisiones, material médico, lavadoras, fotoceldas y un sinnúmero de mercancías para consumo interno y externo son ensambladas por miles de manos de mujeres, y de ellas muchas madres solteras, a las que, además de explotarlas, se les hostiga sexualmente.

Hay mucho hostigamiento sexual en la industria. Lo más común es que los jefes de línea y los supervisores exijan favores sexuales para cosas tan básicas como darte horas extras. El salario base nunca alcanza y ellos condicionan el tiempo extraordinario a lo que las trabajadoras acepten darles, dice a la reportera Eliana Gilet una de las trabajadoras de Lexmark, quienes se movilizaron a la ciudad de México para demandar seis pesos de aumento salarial en la jornada diaria. Sí. Seis pesos.

El caso Lexmark muestra algunas estampas de la cotidianidad del trabajo en las maquilas. Los bajos salarios y la falta de seguridad laboral son las causas por las que las trabajadoras de esta empresa de la rama electrónica se fueron a huelga. De 114 pesos que ganaban la hora, la multinacional había accedido a ajustárselos a 120. Pero ni eso. Primero les dijeron que sí y luego se retractaron. A la explotación se sumó la burla.

De aquí vino la necesidad de organizarse y empezaron a ventilar los agravios. La conformación de un sindicato independiente, al margen de los charros, fue de las primeras medidas, pero aquí se toparon con el rechazo a su solicitud de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje. Y con el despido de cien trabajadores. No fuimos las únicas despedidas. También echaron a otras 14 personas, a quienes amenazaron con que no cobrarían su liquidación si se sumaban al plantón que teníamos en la puerta de la fábrica, relata una de las víctimas.

www.desinformemonos.org