Política
Ver día anteriorDomingo 22 de enero de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Repudio al proteccionismo
Mujeres dan ejemplo de la lucha contra Trump

Medio millón de personas protestan en Washington

Foto
Ahora empieza la rebelión, dijo Madonna durante su participación en la Marcha de las mujeresFoto Ap
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 22 de enero de 2017, p. 2

Washington.

Cientos de miles de manifestantes tomaron el centro de esta capital y de decenas de ciudades más en Estados Unidos un día después de la toma de posesión de Donald Trump, en una expresión de disidencia de dimensiones jamás vista al inicio de una nueva presidencia.

Ríos humanos crearon un océano que inundó toda la zona central de la capital en proporciones tan inesperadas que las rutas programadas y autorizadas fueron abandonas y las avenidas principales desde el Capitolio hasta el Monumento a Washington fueron cedidas al torrente de medio millón de personas que acudieron a la Marcha de las mujeres sobre Washington.

Manifestaciones paralelas en decenas de ciudades y pueblos (más de 670 en Estados Unidos y 70 en urbes de otros países) se realizaron, muchas de las cuales fueron igualmente más grandes de lo esperado que obligaron a cambiar los planes iniciales: 150 mil en Chicago, 125 mil en Boston, junto con otras enormes en Nueva York (con bandas de marcha, y tan grande que tardó tres horas en avanzar seis cuadras), Denver, Seattle, Juneau (Alaska), Lexington, Kentucky, Detroit, Atlanta y en Nueva Orleáns (donde no faltó su música de metales).

Aunque la convocatoria fue inicialmente por y a nombre de mujeres, esta iniciativa se volvió como la magna expresión de repudio al régimen recién coronado de defensores de derechos gays, inmigrantes, afroestadunidenses y toda la gama de minorías bajo amenaza de Trump.

En Washington el tamaño de la marcha disidente y el mosaico social que representa ofreció un contraste con la reducida y muy monocromática fiesta oficial de la inauguración de Trump. Más aún, en lugar de un ambiente tenso, con un mensaje ominoso que enmarcó el encuentro oficial, ayer cundía una mezcla conmovedora de alegría e ira.

Con frecuencia, como si fuera un acto masivo de reconocimiento de su propia presencia –un océano consciente–, surgía un grito de júbilo y furia que pasaba como una ola sobre la multitud.

Antes de arrancar la marcha, que se volvió en ocupación de la zona céntrica, diversas personalidades tomaron el micrófono para ofrecer mensajes o cantar en el mitin, entre ellas estrellas como Scarlett Johansson y Madonna, quien declaró: bienvenidos a la revolución del amor y agregó tomo este horror para despertarnos a chingadazos y ahora empieza la rebelión.

Foto
Torrente humano en WashingtonFoto Ap

Participaron también Cher, Alicia Keys, Ashley Judd, Michael Moore y figuras sociales y políticas como Angela Davis y la legendaria feminista Gloria Steinem.

Pero la obra de arte no estaba en manos de esas figuras, sino en las calles. Feministas, activistas de paz, veteranos de guerras, familias con hijos, estudiantes, integrantes de Black Lives Matter, de sindicatos como el de los telefonistas, de servicios y de maestros; ambientalistas, la diversidad de la comunidad gay, inmigrantes mexicanos y de India, entre tantos países más, así como varias corrientes de un sector progresista masivo –desde activistas del Partido Demócrata hasta anarquistas– que por lo menos ayer se presentaron como unidad.

Hace 24 horas, Trump prometió unir al país y hoy lo logró: se unió el país, pero en su contra, comentó un veterano activista de justicia social.

“Trump siempre usa la palabra enorme (huge) para todo. Bueno, ahora sí podría usarla de manera correcta al ver esto”, dijo un abuela en la marcha.

La pancartas ofrecían una lectura del momento. Los derechos de las mujeres son derechos humanos, quita tus manitas chiquitas de mis derechos, Viva la vulva, Todos somos bienvenidos aquí, Tú, yo, todos somos Estados Unidos, Respeta mi existencia o espera mi resistencia y Chinga tu pinche muro como otras sobre derechos a la salud, el cambio climático y más. Miles de estas pancartas fueron amontonadas a las afueras del nuevo hotel Trump a pocas cuadras de la Casa Blanca al concluir el día.

En Estados Unidos y alrededor del mundo ayer marcharon millones, según el Washington Post, lo cual calificó de rechazo histórico a Trump.