Estados
Ver día anteriorDomingo 24 de septiembre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Habitantes irrumpieron en predio nayarita recuperado el viernes y amagan con sacarlos, dicen

Riesgo de violencia en Huajimic, alertan huicholes; exigen intervención federal
Foto
Integrantes de la comunidad wixaritari, en imagen de septiembre de 2016, se dirigen a la sierra de Huajimic, municipio de La Yesca, Nayarit, donde recuperaron 184 hectáreasFoto Arturo Campos Cedillo
Juan Carlos G. Partida
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 24 de septiembre de 2017, p. 34

Guadalajara, Jal.

Acosados por habitantes de Huajimic, Nayarit, quienes en cuatrimotos se han metido a los predios recuperados por indígenas wixaritari de Jalisco, y han destruido algunas de sus improvisadas viviendas ante la indiferencia de la policía de la entidad vecina, líderes de dicha comunidad instaron a las autoridades federales a intervenir para que no se genere un enfrentamiento, pues nuestra paciencia tiene un límite ante las provocaciones, expresaron.

“No estamos cayendo en la violencia, pero al predio que recuperamos el año pasado (182 hectáreas en las cercanías de Huajimic) entraron personas en cuatrimotos y destruyeron varias viviendas que levantamos este año.

Este sábado se metieron al predio que recuperamos el viernes (64 hectáreas), también para provocarnos, porque hicimos efectiva la segunda ejecución emitida por el Tribunal Unitario Agrario, dijo Ubaldo Valdez Castañeda, líder indígena.

El pasado viernes el magistrado del tribunal agrario 56 con sede en Tepic, Nayarit, Aldo Saúl Muñoz López, suspendió la ejecución de la segunda sentencia para entregar 64 hectáreas a los indígenas en Huajimic, porque los inconformes con la restitución de tierras bloquearon los caminos y le impidieron llegar al sitio Piedra Bola, donde están las hectáreas a entregar.

Aunque la ejecución fue suspendida porque el magistrado Muñoz López no llegó, de todos modos mil 200 indígenas –según el Consejo Regional Wixárika– llegaron por la sierra de Jalisco a Nayarit e hicieron efectiva la posesión de tierras, cuya sentencia se emitió en 2011.

Aquí vamos a seguir, uno, dos, tres meses, los que hagan falta, hasta que venga el magistrado a realizar la ejecución, advirtió Valdez Castañeda.

Los dirigentes indígenas de Wuaut+a-Kuruxi Manuwe (de San Sebastián Teponahuaxtlán y Tuxpan de Bolaños ubicada al norte de Jalisco) se encuentran en asamblea permanente desde el viernes anterior, cuando tomaron posesión fáctica de las tierras ubicadas en Piedra Bola, en medio de un clima de tensión.

Se organizaron en guardias permanentes las 24 horas ante la posibilidad de que los ganaderos de Huajimic cumplan su amenaza de sacarlos por la fuerza.

Acusan montaje

Santos Hernández, presidente del comisariado, manifestó que la ausencia del magistrado Muñoz López fue un montaje en complicidad con el gobierno nayarita y los habitantes de Huajimic, pues el funcionario sabía de los bloqueos y se negó a viajar en el helicóptero ofrecido por el gobierno de Jalisco para cumplir con la diligencia.

El abogado de los comuneros, Carlos González, y el magistrado Muñoz López, informaron que el jueves pasado hubo una reunión en Tepic con la presencia de funcionarios estatales de Jalisco y Nayarit, así como federales, a quienes se les pidió apoyo para evitar que el conflicto social por la recuperación de tierras escalara en acciones violentas.

En 2011 el líder indígena Ubaldo Valdez Castañeda y el presidente de bienes de la comunidad, Miguel Torres Vázquez (asesinado en mayo pasado por un grupo armado), lograron con una multitudinaria marcha en Guadalajara que el tribunal agrario 15, con sede en Zapopan, Jalisco, emitiera 24 fallos en su favor por alrededor de 4 mil de las 10 mil hectáreas que demandaron.

En 2016, el tribunal agrario 56, con sede en Tepic, también obligado por la presión indígena, comenzó a realizar las ejecuciones de sentencia: la primera, el 22 de septiembre de ese año, por 182 hectáreas.

La segunda, por 64 hectáreas en Piedra Bola, la cual fue suspendida ante la imposibilidad del magistrado para llegar, la cual coincidió también en 22 de septiembre, un año después.