Espectáculos
Ver día anteriorViernes 12 de enero de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Demandan que deseche el programa Baby, sobre explotación

Sobrevivientes de trata acusan a Netflix de glorificar el tráfico sexual
Reuters
 
Periódico La Jornada
Viernes 12 de enero de 2018, p. 6

Londres.

Sobrevivientes del tráfico sexual instaron el jueves a Netflix a desechar un nuevo programa llamado Baby –basado en un escándalo sexual en Italia que involucró a adolescentes– y acusaron al servicio de televisión de paga de normalizar el abuso infantil.

En una carta dirigida a los ejecutivos de la empresa, los sobrevivientes acusaron a Netflix de tener un doble estándar al dar un toque de glamur a la explotación sexual semanas después de que despidió al actor Kevin Spacey, estrella de House of Cards, luego de que enfrentó acusaciones de conducta sexual indebida.

Baby, que iniciará su producción este año, está basado en un escándalo en el que estudiantes adolescentes del acomodado distrito Parioli, de la ciudad italiana de Roma, habrían participado del comercio sexual para comprar ropa de diseñador, así como teléfonos móviles.

El caso, que involucró la explotación de niñas de 14 y 15 años, fue conocido como el escándalo baby squillo, que significa prostitución infantil.

La carta dice que ocho traficantes fueron arrestados y su cabecilla fue condenado a 10 años de prisión.

“Netflix recientemente despidió a Kevin Spacey (...) Dar un giro y producir un programa que glorifica el tráfico sexual de menores y llamarlo ‘entretenimiento provocativo’ es el colmo de la hipocresía”, dijo Lisa Thompson, vicepresidente del Centro Nacional sobre Explotación Sexual, con sede en Estados Unidos.

Netflix no estuvo disponible de inmediato para realizar algún comentario.

Su sitio en Internet dice que el programa se inspira vagamente en el escándalo baby squillo y lo describe como una historia de adolescencia que explora las vidas desconocidas de los estudiantes secundarios de Roma.

La carta acusa a Baby de perpetuar el mito de que la prostitución es una aventura empresarial glamurosa.