Mundo
Ver día anteriorMiércoles 7 de febrero de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Es increíble el daño que se puede hacer en dos años de gobierno en Argentina, dice Hebe de Bonafini

Estamos listas para resistir a los intentos de Macri para desaparecernos: presidenta de Madres de Plaza de Mayo
Foto
La presidenta de la asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini (al centro de la imagen), el 29 de enero de 2018Foto Xinhua
Stella Calloni
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 7 de febrero de 2018, p. 24

Buenos Aires

La presidenta de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, junto a sus compañeras están decididas a resistir los intentos de algunos jueces, instigados por el gobierno de Mauricio Macri para terminar con esa institución y denunció las medidas del oficialismo destinadas a destruir la historia, la cultura, la memoria y entregar Argentina, después del último intento de la justicia de allanar por segunda vez esa sede el pasado 29 de enero.

Bonafini y sus compañeras resistieron el allanamiento permaneciendo en el lugar y advirtieron a una decena de funcionarios judiciales que para entrar tenían que romper todo y actuar contra ellas. Después de esta situación De Bonafini recibió una carta del papa Francisco, en la que le recuerda que “no hay que tener miedo a las calumnias. Jesús fue calumniado y lo mataron después de un juicio ‘dibujado’ con calumnias. La calumnia solo ensucia la conciencia y la mano de quien la arroja”.

En sencillo su despacho, con las paredes cubiertas por fotografías y carteles de distintos actos y de distintos lugares del mundo, De Bonafini muestra con orgullo la carta y sigue dispuesta a resistir lo que considera medidas ilegales de la justicia, que quiere apoderarse de los archivos que las propias Madres organizaron, entre ellos periódicos desde 1977 hasta ahora.

Hebe relata a La Jornada cómo el gobierno de Macri, les arrancó la Universidad Popular de las Madres que nació como un acto de lucha, de defensa de la educación para los pobres, un espacio de resistencia, a la vez que manifiesta su rechazo a la visita del secretario de Estado estadunidense Rex Tillerson , que viene a dar órdenes a sus subordinados en este gobierno, para lograr la complicidad en sus planes de intervenir en Venezuela. Relata que fue muy doloroso que se destruyera a la Universidad, que fue llevada a otro edificio y los alumnos, la mayoría se fueron porque dejó de ser la Universidad como estaba concebida, la que conocieron importantes personalidades del mundo y nos alentaron en este proyecto.

Recorre con la mirada diez vitrinas con valiosos recuerdos. Esto es un museo, hay objetos de personas maravillosas de nuestra historia, de distintos pueblos y de los que pasaron por aquí y la colección de periódicos, que fue el trabajo cotidiano de una de las madres. Están además recopilados actos, reuniones, actas, los archivos de todos los juicios, fotografías, es decir todo lo que hemos atesorado en estos años y eso es lo que intentan destruir. Dicen que venían por un inventario ¿qué inventario? Es nuestro, es el pasado. Es el futuro también.

De Bonafini advierte que la renovación inconsulta de la histórica Plaza de Mayo, figura en el plan gubernamental de borrar la historia del país. Esta plaza fue ganada por el pueblo en cada acción. Este gobierno tiene un gran odio por la historia. Hasta de los billetes sacaron los rostros de los héroes, y ahora ponen animales de la fauna local. Es increíble el daño que se puede hacer en dos años de gobierno.

Cuando vio lo que sucedía en la Plaza, Hebe se presentó ante la empresa contratada por el gobierno y los trabajadores para pedirles que sacaran con cuidado las baldosas que ya eran historia con los pañuelos de las Madres, colocadas allí para que nadie olvide ese trágico tiempo de la dictadura (1976-1983). Eran el testimonio de las primeras rondas de la Madres en 1977 que lo desafiaron todo durante la pasada dictadura militar, alrededor de una pirámide también parte de la historia. No debió tocarse nada. Por eso pedí y logré que me entregaran las baldosas con los pañuelos. Lo hicieron, pero sabemos que el gobierno se enojó por eso. Nosotros vamos a entregar cada una de estas baldosas a instituciones de derechos humanos.

De Bonafini denunció la destrucción de lo que era el Museo del Bicentenario construido por el anterior gobierno que no sólo reunía objetos de nuestro pasado si no de nuestra América. Ahora los están reemplazando con fotos de los ex dictadores. El salón de las Mujeres, en la Casa Rosada, donde estaban representados todos los países en los rostros de las mujeres heroicas de nuestros pueblos,fue desmantelado. También la destrucción del archivo sobre la dictadura en el Ministerio de Defensa. No puedo esperar nada de un presidente como Mauricio Macri que en unos de sus primeros actos de gobierno sentó un perro en el sillón presidencial, que ordenó restituir los retratos de los dictadores. No es un hecho cualquiera. Es una definición.

Advierte todo lo que se ha perdido en tan poco tiempo, el desmantelamiento de la cultura, de la educación, de los planes de protección social, la entrega de la soberanía nacional. Nada ya es lo que era antes. Vinieron con todo preparado. Es terrible como van avanzando sobre todos los recursos, históricos culturales, naturales y en el caso nuestro borrar nuestra lucha.

Está dispuesta a resistir la acción depredadora contra la Casa de las Madres. No podemos entregar nuestra casa histórica. Está mucho de lo que se realizó aquí y en Nuestra América en los últimos años. La historia aquí está contada en cada pared. Entiende De Bonafini que en estos días la historia debe preservarse y la memoria porque hace a lo que podemos seguir haciendo. Si no tenemos héroes, si no tenemos pasado, es fácil dominarnos y ese es el proyecto.

Al analizar las acciones oficiales de estos dos años advierte que el gobierno de Macri, es un invento, un plan de Estados Unidos, un experimento donde todo está arreglado. Este gobierno no puede hacer nada por sí solo. La situación social se agrava cada día y los despidos y cierres de fábricas, negocios, todo es violencia, impuesta sobre nuestro pueblo desde afuera, como la represión que cada día es más fuerte y sigue avanzando.

En referencia a lo que ha dejado la lucha por los derechos humanos, De Bonafini sostiene que el pueblo aprendió y ahora todos reclaman ante las injusticias. En realidad es por el derecho a la vida que estamos reclamando. Se ha banalizado la lucha de los derechos humanos lamentablemente, estamos viendo grandes movilizaciones pero falta muchos más que eso.

Habla asimismo de las muchas trabas para la unidad, pero también advierte que hay que tener un colador para no unirnos con cualquiera. La unidad ideológica es bajo un proyecto con solidaridad y lealtad no en busca de un cargo político sino luchando para los que viven y sueñan. Yo lucho no sólo por mis hijos desaparecidos. Tomé la lucha de mis hijos para hacer lo que hago para vivir, no para dudar. Nadie debe bajar los brazos.

Advierte sobre la militarización de la seguridad, la presencia policial o de gendarmes en los lugares donde hay despidos, la ocupación amenazante de esos lugares y la represión desmedida de los últimos tiempos. “Esta es una fase más de un plan general para destruir símbolos también de las historias del movimiento social, de los indígenas. Dentro del plan de ataque se aplica la violencia de Estado bajo el supuesto cumplimiento de la ley y hay decisiones judiciales totalmente fuera de la ley. Estos tiempos están demostrado al mundo, lo que es realmente este gobierno, amparado por los medios de comunicación y la justicia dependiente. Nosotras las Madres vamos a seguir luchando. Estamos creando una sociología militante del derecho, estamos resistiendo. Cuando vinieron a llevarme presa el año pasado, la reacción espontánea de miles de personas, me confirmó que hay que desafiar de frente la injusticia. Nosotros tenemos el derecho. Por eso decidí esta vez recuperar nuestras baldosas. Son 40 años de lucha ¿Cómo creen que nos van a detener después de lo que hemos hecho, de lo que hemos entregado de nuestras vidas a esta lucha? El mundo se solidariza siempre con nosotros. Y nuestro legado queda en buenas manos.