Opinión
Ver día anteriorViernes 9 de febrero de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
México SA

INE: ultraje a la mayoría

Alta gama vs democracia

BMV amontona pérdidas

Carlos Fernández-Vega
S

i se atiende la más reciente información del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, 75 por ciento de los municipios del país (mil 840 de 2 mil 457) reportan un grado de pobreza que afecta a entre 50 y 100 por ciento de su población, y dentro de ese universo 924 (38 por ciento) registran índices que van de 75 a 100 por ciento de sus habitantes.

Entonces, de los mexicanos que en ellos sobreviven, ¿cuántos tendrán un teléfono inteligente de alta gama que les permita, si así lo consideran, utilizar tan avanzada tecnología para otorgar su firma en apoyo de algún candidato independiente que intente participar en el proceso electoral de 2018?

Lo anterior, porque el Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la UNAM compartió con México SA su más reciente estudio (INE: mago y cómplice en la discriminación y desprecio a los pueblos indígenas de México), del que se toman los siguientes pasajes.

Ante las fallas evidentes de la aplicación del Instituto Nacional Electoral (INE) para la recolección de apoyo ciudadano a los candidatos independientes, que sólo funciona en teléfonos celulares de gama alta, el organismo permitió recoger en papel dicho apoyo, pero sólo toma en cuenta los 283 municipios con muy alto grado de marginación, y excluye de su lista a los de grados alto (817) y medio (514) de marginación, lo que daría un total de al menos mil 614 en los que se requiere del levantamiento de apoyo ciudadano en papel.

El INE, además de que está obligado a aclarar las diversas denuncias que han surgido sobre una posible industria ilegal dedicada a traficar credenciales de elec- tor apócrifas y datos personales de ciudadanos en las recolecciones de apoyo ciudadano de aspirantes a candidatos independientes para las próximas elecciones, tiene también que explicar el papel que ha jugado como institución para excluir sistemáticamente a la mayoría de la población del país, negándole sus derechos electorales e implementando un sistema de recolección de apoyo ciudadano que claramente no corresponde con las condiciones materiales de la población mexicana.

Es necesario subrayar al menos cuatro aspectos del por qué la aplicación del INE no encaja con las condiciones generales de México y está particularmente diseñada para darle acceso sólo a un porcentaje reducido de la población con altos ingresos, lo cual constituye una clara conducta discriminatoria del INE y de facto viola las garantías constitucionales que tienen los ciudadanos (votar y ser votados).

En el análisis se observa que de la población total de acuerdo con sus condiciones de marginación, si bien tienen un nivel relativo alto en los municipios de muy alto, alto y medio grado de marginación, en términos absolutos se concentra en los municipios con bajo y muy bajo nivel de marginación. Por ejemplo, de los 6.9 millones de personas analfabetas de 15 años o más, 41 por ciento se encuentra en los municipios de baja y muy baja marginación, al igual que del total de la población con ingresos de hasta dos salarios mínimos (47.2 millones) 63 por ciento (28.6 millones) se localiza en los municipios de baja y muy baja marginación.

En el mismo sentido, el listado de los municipios de muy alta marginación en la que el INE permite recoger en papel, excluye a la mayoría de los 725 municipios que tienen declaratoria de emergencia y/o desastre en 2017.

A manera de denuncia, mediante un ejercicio, se presenta la lógica y el perfil discriminatorio con el que fue diseñado por el INE el sistema de captación y verificación de apoyo ciudadano. Considera, como primer elemento para determinar la marginación por ingreso, la distribución de la población ocupada por niveles de ingreso en México, la cual alcanzó la cifra de 52 millones 438 mil 646 trabajadores de acuerdo con el Inegi y que se distribuye de la siguiente manera (tercer trimestre de 2017), y como segundo (de acuerdo al listado presentado por el instituto sobre los 206 dispositivos móviles donde fueron probadas las App-Apoyo Ciudadano) se cotizaron los precios de dos celulares (uno de alta gama y otro de gama baja).

Hasta un salario mínimo, 7 millones 355 mil 639 personas; más de uno y hasta dos, 13 millones 682 mil 660; más de dos y hasta tres, 11 millones 81 mil 749; más de tres y hasta cinco, 6 millones 695 mil 729; más de cinco, 2 millones 722 mil 520; no recibe ingresos, 3 millones 437 mil 846; no especificado, 7 millones 462 mil 503.

Con base en esa distribución por niveles de ingreso y considerando el periodo de cuatro meses establecido por el INE para la recolección de firmas, 42 millones 253 mil 623 trabajadores (80.6 por ciento del universo considerado) no podrán comprar un dispositivo de alta gama como el Samsung Galaxy S8, con un precio de 17 mil 299 pesos. Si en lugar de este último aparato se considera el ZTE Blade L5 (con un precio de mil 699 pesos), entonces serían 35 millones 557 mil 894 los trabajadores que no lo pueden comprar.

Por ejemplo, una persona con un ingreso de más de tres y hasta cinco salarios mínimos tardaría un año, tres meses y 13 días en ahorrar para comprar el Samsung Galaxy S8, o un mes y 15 días para adquirir el segundo de los aparatos citados. En este rango de ingreso sólo se encuentran 6 millones 695 mil 729 trabajadores (12.8 por ciento del universo considerado). En el mismo ejercicio, un trabajador con un ingreso de más de dos y hasta tres salarios mínimos tendría que ahorrar seis años para comprar el Samsung, o siete meses y dos días para adquirir el ZTE Blade L5. Niveles inferiores de ingreso, ni pensarlo.

En agosto de 2017, de 28.4 millones de personas que se encontraban en el medio rural (apenas 6.5 millones ocupadas en actividades agrícolas y ganaderas) 37.04 por ciento no tenía ingreso (10.5 millones), 25.84 por ciento hasta un salario mínimo (7.34 millones), 29.93 por ciento de uno hasta dos (8.5 millones), 5 por ciento de dos hasta cinco (1.42 millones), y sólo 1.8 por ciento más de cinco (511 mil 367 personas). Así, con ese nivel de ingreso la gran mayoría de la población no puede ser auxiliar de algún candidato independiente.

Las rebanadas del pastel

Sigue la sacudida en la Bolsa Mexicana de Valores, pues ayer su principal indicador se hundió 2.28 por ciento (en tres días perdió 5.11 por ciento), aunque algunas empresas que en ella cotizan reportaron caída libre, como Transportación Marítima Mexicana (-27.7 por ciento), Convertidora Industrial (-12.09) y la inmobiliaria Dine (-11.29).

Twitter: @cafevega