Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 29 de julio de 2007 Num: 647

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

La infinita aproximación
NADIA CONTRERAS-ÁVALOS

A alguien de la
misma edad

NIKOS FOKÁS

Estampas de Oriente
LEANDRO ARELLANO

¿Ahora, qué va pasar?
OCTAVIO AVENDAÑO TRUJILLO entrevista exclusiva con
SERGIO PITOL

Andrés Iduarte: una voz necesaria
MIGUEL ÁNGEL SÁNCHEZ DE ARMAS

Un niño llamado Andrés Iduarte
VICENTE QUIRARTE

Declaración de amor
YAMILE PAZ PAREDES

Leer

Columnas:
La Casa Sosegada
JAVIER SICILIA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

Cabezalcubo
JORGE MOCH

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Sigue sin dar la mata

Con la incorporación del cuarto capítulo de la historia del mago adolescente que nació con la frente tatuada –mucho, mucho ruido y casi ninguna nuez-, la cartelera mexicana sigue incubando su constante absurdo veraniego de los cientos y cientos de salas para exhibir la mísera cantidad de diecinueve títulos.

Entretanto, documentales como el referido hace una semana en este espacio permanecen silenciosos, aguardando sin mayores esperanzas que se les brinde la oportunidad siquiera de un día, en una sala. A nadie sorprende o indigna ya que aquéllos, los documentales, sigan siendo el género cinematográfico más tristemente soslayado, pese a la incursión, podría decirse venturosa, de algunos trabajos cuya naturaleza no consiste en abonar a esa idea mellada y ramplona de "entretenimiento" que guía la conducta de quienes deciden qué se exhibe, en cuántos lugares y durante cuánto tiempo, tanto en verano como en el resto de las estaciones del año. Algunos de esos filmes fueron En el hoyo (2006), de Juan Carlos Rulfo, ¿Y tú, cuánto cuestas? (2007), de Olallo Rubio y, aun a partir de una distribución diríase subterránea, Lucio Cabañas, la guerrilla y la esperanza (2005), de Gerardo Tort.

LISTA DE ESPERA (FRAGMENTO)

Bastante peor suerte han corrido otros documentales, y no precisamente porque su calidad les impida incursionar en cartelera para probarle al público el interés y la valía de sus miradas en torno a infinidad de temas. A continuación una lista, necesariamente incompleta, de trabajos que sólo han podido verse dentro de algún festival.

Cuatro labios (2005). Carlos Marcovich, su realizador, pensó que dedicar tres años a seguirle los pasos a esa felizmente caduca manufactura de Televisa llamada OV7 –formerly Onda Vaselina--, era no sólo interesante sino valioso como testimonio de… de… caray, la verdad ni al verlo pude enterarme. Se consigna aquí sólo por ser uno más de los documentales no exhibidos.


cortesía de mx.vallartaonline.com

Los héroes y el tiempo (2006). Treinta años antes Arturo Ripstein filmó Lecumberri, el Palacio Negro (1976), cuando el hoy Archivo General de la Nación era el destino final tanto de presos comunes como políticos. A estos últimos se acercó entonces y volvió a hacerlo tres décadas más tarde, para que ellos mismos hablaran del encierro, de sus motivaciones político-ideológicas, etcétera. De factura estrictamente cumplidora, sería bueno exhibirlo ahora que don Arturo está de moda en la Cineteca.

Maquilápolis (2006), de Vicky Funari y Sergio de la Torre, sigue los pasos, resueltos a la organización para defender sus derechos laborales, de Carmen y Lourdes, tijuanenses explotadas como tantos miles en las empresas maquiladoras de la frontera entre México y Estados Unidos. Un testimonio directo de una de las franjas sociales donde más crudamente se aprecian los efectos devastadores de la economía global.

Pancho Villa: la Revolución no ha terminado (2005). Su autor, Francesco Taboada, lo es también de Los últimos zapatistas: héroes olvidados, documental de 2003. Los títulos de ambos trabajos son elocuentes en torno a la búsqueda temática de Taboada, interesado en rescatar parte fundamental de nuestra memoria histórica. En Pancho Villa…ofrece el hallazgo que significa ver y oír a quien podría ser el único descendiente del Centauro del Norte. Don Ernesto Nava, radicado en Estados Unidos, vivió hasta los ochenta y cinco años de edad guardando –inicialmente a instancias de su madre-- el secreto de ser hijo de Doroteo Arango.

Acme & Co. (2006). Gregorio Rocha, autor de Historia de la fotografía en México (1989), De placazos, vírgenes y tatuajes (1986) y Los rollos perdidos de Pancho Villa (2003), tiene preferencia por el rescate y el estudio de la imagen, sea fotográfica o cinematográfica, como puede apreciarse en su documental más reciente, dedicado a sacar del olvido a Félix y a Edmundo Padilla. Además de contarse entre los últimos exhibidores itinerantes que recorrían el país mostrando cine silente, ellos fueron los cineastas empíricos que, a partir de un trabajo de recopilación y edición, produjeron el collage titulado La venganza de Pancho Villa.

Atenco, un crimen de Estado (2007). Realizado por el Colectivo Klamvé, que a su vez tuvo origen en la empresa independiente Arte, Música y Video (AMV), este es el resultado de la convocatoria hecha a fotógrafos y videoastas que brindaron el material obtenido durante la represión estatal efectuada en esa comunidad del Estado de México, donde privaron impunidad y violaciones a los derechos humanos, aún sin castigo para sus perpetradores.