Mundo
Ver día anteriorMartes 8 de septiembre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Se fortalece lucha popular en Honduras

La resistencia llegará a poblados remotos
Foto
Apoyo al presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya, ayer en un barrio de TegucigalpaFoto Ap
Pl y Afp
 
Periódico La Jornada
Martes 8 de septiembre de 2009, p. 30

Tegucigalpa, 7 de septiembre. El Frente Nacional contra el Golpe de Estado de Honduras inició hoy un proceso de estructuración de la resistencia en localidades rurales remotas para fortalecer la lucha popular contra el gobierno de facto.

Se trata del primer esfuerzo por generar bases organizadas de una agrupación surgida de manera espontánea sólo horas después de la expulsión del presidente constitucional Manuel Zelaya el 28 de junio pasado.

La decisión de llevar la resistencia a caseríos y aldeas fue adoptada en la primera asamblea nacional del frente, celebrada el domingo, con la participación de delegados de los 18 departamentos del país.

Después de tres horas de debates, los delegados aprobaron 14 acuerdos, entre los que destacan los lineamientos generales de la organización y acciones en repudio al golpe que se realizarán a nivel nacional la semana próxima.

En uno de los documentos aprobados el frente se define como una organización de carácter unitario, democrático, diverso, participativo y transformador.

Los delegados decidieron mantener la dirección colegiada, a la cual se sumarán dos representantes por cada departamento –elegidos el domingo–, y designar enlaces con las regiones del país.

En una demostración del particular estilo de las reuniones del frente, tras la adopción de los acuerdos no hubo los tradicionales discursos de clausura, sino un breve espectáculo musical que algunos aprovecharon para bailar.

El frente no tomó una decisión específica sobre el uso propagandístico de Internet en el contexto de la lucha por el restablecimiento del orden constitucional, pero sus integrantes la utilizan como un medio alternativo que se suma a las manifestaciones callejeras y los mensajes pintados en muros de edificios y viviendas de Tegucigalpa, donde ha destacado la consigna: Cuando los medios callan, las paredes hablan.