Cultura
Ver día anteriorJueves 17 de septiembre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El escritor de culto y roquero falleció el pasado viernes en Manhattan

Rinden homenaje póstumo al poeta Jim Carroll
Foto
Jim Carroll (derecha) con el escritor William S. Burroughs.
De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Jueves 17 de septiembre de 2009, p. 4

El poeta neoyorquino Jim Carroll en primera persona: esos que murieron, se fueron/ Todos eran mis amigos y murieron. Escribió esos versos para rendir homenaje a todos los que vivieron indomablemente al límite.

Este jueves 17 se rendirá tributo a ese mismo escritor de culto y roquero punk, quien falleció el viernes pasado en Manhattan a los 59 años, a causa de un ataque cardiaco. Heredero de la generación beat, entre sus compañeros de ruta figuran Patti Smith y Lou Reed.

La fama de quien fue considerado el nuevo Bob Dylan llegó en 1978 con The Basketball Diaries (Diario de un rebelde, en español), novela autobiográfica sobre su carrera de deportista colegial, su acercamiento a la heroína a los 13 años de edad y la prostitución con hombres para mantener su adicción.

Cuando el gurú beat Jack Kerouac leyó el manuscrito expresó: A los treinta años, Jim Carroll escribe mejor que 89 por ciento de los novelistas actuales.

Carroll nació en Nueva York en 1950 en el seno de una familia irlandesa y católica. Como estrella del baloncesto en una escuela elitista combinó su adicción con sus primeros poemas. Después convivió con Allen Ginsberg, trabajó con Andy Warhol, vivió con Patti Smith, se codeó con William Burroughs, Bob Dylan y toda la banda Velvet Underground.

Foto
El poeta neoyorquino con la cantante Patti Smith, con quien vivió algún tiempo

El verso Todos eran mis amigos, y murieron es parte de People who died, sencillo del álbum Catholic Boy (1980), el más famoso de Carroll como cantante de rock-punk y considerado uno de los más grandes discos de ese género. Y fue Patti Smith quien precisamente animó al poeta a formar su banda, con la cual produjo otros cinco discos.

La obra es larga de enumerar: seis libros de poesía y seis de prosa, seis discos y grabaciones sonoras, múltiples colaboraciones y compilaciones, una postulación al premio Pulitzer; inspiró generaciones como Irvine Welsh, Pearl Jam o hasta Leonardo Di Caprio, quien lo interpretó en la versión fílmica de su autobiografía.

Pero Carroll es sobre todo un icono cultural a escala mundial, y como escribió en 1998: “There will always be a poem, I will climb on top of it and come, In and out of time/ locking my head to the side slightly/ As I finish shaking, melting then/ Into its body, its soft skin”. (Siempre habrá un poema, treparé hasta arriba de él y me vendré, dentro y fuera del tiempo/ Ladeando ligeramente la cabeza/ y al terminar me sacudiré y me fundiré luego/ en su cuerpo, su blanda piel).