Política
Ver día anteriorMiércoles 10 de marzo de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Se truncó el juicio de reconocimiento como descendientes

Hijos mexicanos de Maciel pierden cobijo legal de ONG estadunidense
Alma E. Muñoz
 
Periódico La Jornada
Miércoles 10 de marzo de 2010, p. 12

El rompimiento de la relación entre los hijos de Marcial Maciel y sus abogados afectó la que también tenían los primeros con la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual por Sacerdotes (SNAP, por su siglas en inglés), que ha entablado y triunfado en diversos juicios contra la Iglesia católica por esos delitos.

La separación del bufete jurídico dejó, además, trunca la interposición de un juicio civil para buscar el reconocimiento de los descendientes del sacerdote fallecido. 

En agosto del año pasado, José Bonilla, director de Bonilla & Sada Abogados, dio a conocer que Omar, Raúl y Christian, los hijos de Maciel Degollado nacidos en México –entonces preservando sus nombres–, disputarían a la Legión de Cristo el reconocimiento de su existencia, así como sus derechos hereditarios sobre los bienes del fundador de la orden religiosa.

La integración del expediente para tal fin estaba en curso y ahora quedó trunco el proceso, ante la decisión del bufete de romper la relación con los afectados, por considerar inaceptable la exigencia de dinero a cambio de silencio.

José Bonilla es fundador y secretario del consejo directivo de SNAP América Latina. En esa red se encuentran Erick Barragán y Joaquín Aguilar, víctimas de abuso sexual de sacerdotes y quienes han sido indemnizados por la Iglesia católica en Estados Unidos tras presentar denuncias al respecto.  Este último es asistente del litigante.

La relación entre el bufete y los familiares del fundador de la Legión de Cristo se enfrió el miércoles pasado, cuando estos últimos dieron una entrevista radiofónica a Carmen Aristegui. Desde entonces ya no hay contacto entre las partes.

A pesar de ello, SNAP ha ofrecido a los hijos de Maciel ayuda sicológica, mas no legal, por considerar que el manejo mediático que dieron a su caso no corresponde a la estrategia que siguen para exigir una reparación de daño a víctimas de abuso sexual.