Deportes
Ver día anteriorLunes 5 de abril de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Pese a sus anteriores tres victorias seguidas, los de la UAG fueron un desastre en la Bombonera

Toluca, listo para avanzar a la liguilla tras golear a Estudiantes

Tenemos ganas de clasificar; estamos en la pelea: Esquivel

Los Diablos fueron mejores pero el resultado no es grave, señaló Herrera

Con el nuevo técnico del Tri nunca tuve oportunidad: Sinha

Foto
Los choriceros festejan el gol del defensa Novaretti, que fue el que selló la goleada a EstudiantesFoto Reuters
Agencias
 
Periódico La Jornada
Lunes 5 de abril de 2010, p. 2

Toluca, Méx., 4 de abril. Los Diablos Rojos, habituales asistentes a la liguilla, confirmaron que están listos para franquearse el paso a los cuartos de final. Hoy brindaron una actuación rotunda al vapulear 5-0 a Estudiantes.

El conjunto escarlata sabe apretar tuercas en el momento justo y ya es sublíder del grupo uno. Al minuto 12 inauguró el tablero por conducto de Carlos Esquivel; el chileno Osvaldo González marcó al 32, Antonio Naelson metió un golazo al 33, Antonio Ríos al 54 y el argentino Diego Novaretti redondeó al 58 de acción.

La posibilidad de colarse a la fase final del torneo Bicentenario, luego de sus recientes tres triunfos, llevó al cuadro de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) a buscar dar la sorpresa ante Toluca. Sin embargo, los dirigidos desde un palco por Miguel Herrera fueron un desastre sobre la cancha del Nemesio Diez.

El michoacano Carlos Esquivel recibió el balón en un tiro de esquina, se perfiló hacia su izquierda, se acomodó y en el área chica fusiló al guardameta Mario Rodríguez. A partir de ahí los choriceros se adueñaron del partido y al minuto 32 ampliaron a 2-0 el marcador.

La anotación se originó en otro córner, al que se sumó el defensa chileno Osvaldo González, quien sin marca remató a placer con la cabeza para dejar sin opción a Rodríguez, a quien le cambió el esférico al segundo poste. El portero tapatío hizo reclamos a sus defensas, pero nada cambió.

Al 33 Antonio Naelson se hizo presente en el marcador; tras recibir fuera del área un balón, con la pierna zurda sacó un riflazo que entró por el ángulo superior derecho para el 3-0, que provocó festejo delirante entre los aficionados escarlatas.

Borrado totalmente del partido, Estudiantes se complicó aún más, luego de la expulsión (por doble amarilla) de Ramón Partida (44), y si de por sí las llegadas visitantes eran escasas, con esto prácticamente ya no generaron peligro alguno sobre la meta custodiada por Alfredo Talavera.

La segunda parte fue totalmente del conjunto local, que al minuto 54 marcó el 4-0, con anotación de Antonio Ríos, en llegada por el centro y con punterazo al balón, que alcanzó a ser desviado levemente por Oswaldo Alanís para cambiarle la trayectoria.

Cuatro minutos después (58) llegó la losa para el conjunto tapatío con el 5-0, cuando el argentino Novaretti aprovechó otro error de marcación de los visitantes, cuya zaga para entonces estaba totalmente entregada, y en un tiro de esquina más remató desde el manchón penal.

Toluca terminó sobre la meta de Rodríguez y hasta se dio el lujo de fallar lo que pudo ser una goleada más escandalosa sobre un rival que no ofreció resistencia y terminó con nueve hombres, por la lesión de Diego Jiménez.

El trabajo del silbante Mauricio Morales fue bueno y por los Diablos Rojos amonestó a Néstor Calderón, Édgar Dueñas y al chileno Héctor Mancilla, mientras por Estudiantes vieron el cartón preventivo Juan Carlos Leaño y Ramón Partida, éste en dos ocasiones; salió del partido al minuto 44.

El choricero Carlos Esquivel comentó: tenemos ganas de clasificar. Estamos en la pelea y tenemos mucha posibilidad de meternos a la liguilla.

En tanto, Sinha habló del Tri: Desde que llegó el nuevo entrenador yo no tuve oportunidades. Mi realidad es que no estaba ni tantito contemplado. No puedo estar triste por algo que nunca tuve. Jamás se me dio la oportunidad.

Miguel Piojo Herrera comentó: “Toluca fue mejor, pero me parece que no fue tan grave. Cuando un equipo golea a otro es más un accidente porque la distancia entre los equipos no es tanta como en otros lugares.

Duele porque veníamos con la idea de sumar y meternos de lleno a la pelea, pero desde que arrancó el partido se vio al equipo tibio, displicente y distraído... Hay que olvidar este encuentro y pensar en lo que sigue.