Espectáculos
Ver día anteriorJueves 21 de octubre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El cantante fue ejecutado en la sierra de Chihuahua; tenía antecedentes penales

El Halcón de la Sierra, uno más en la lista de gruperos asesinados

En años recientes han sido ultimados por lo menos cinco intérpretes del género norteño

Se les mata porque andan con diferentes cárteles o por estupideces, según La Barbie

Foto
Portada de uno de los discos de Eduardo Ortega
Miroslava Breach Velducea y De la Redacción
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 21 de octubre de 2010, p. 9

Chihuahua, Chih., 20 de octubre. El cantante de norteño Fabián Ortega Piñón, El Halcón de la Sierra, fue asesinado el martes por la noche, junto con dos personas más en el tramo carretero La Junta-Tomochi, en la zona serrana. Esta muerte se suma a la de otros cantantes gruperos en años pasados.

El portavoz de la Fiscalía General del estado, Carlos González, confirmó que los restos del cantante fueron identificados entre tres cuerpos ejecutados en el kilómetro 208 de la carretera que comunica los dos poblados de la Sierra de Chihuahua de la capital.

El Halcón de la Sierra, de 28 años de edad, presentaba varios disparos de armas de grueso calibre. A su lado estaba el cadáver de Eduardo Ortega, presunto pariente cercano, y otro cuerpo, cuya identidad no fue determinada por las autoridades judiciales.

Datos proporcionados por la fiscalía indicaron que el cantante tenía antecedentes penales, por haber sido aprehendido, luego que se le encontró en posesión de un kilogramo de la droga cristal, armas de fuego de uso reglamentario, 20 mil dólares en efectivo y más de 844 cartuchos para rifles de alto poder a bordo de un yate, en Ensenada, en compañía de uno de los operadores de Teodoro Simental, El Teo.

Se dio a conocer que en Nayarit tenía también pendiente un proceso penal del fuero federal.

Ortega, chihuahuense, tenía fama de ser amigo de conocidos narcotraficantes que lo contrataban para fiestas.

La vida me cambió

Sobre su detención en Ensenada, el año pasado, Ortega declaró: La vida me ha cambiado. Veía a los soldados y tenía miedo, pero sencillamente fue una equivocación. Como te puede pasar a ti, y dondequiera hay inocentes; ahí todos éramos inocentes.

Entre los discos que grabó Ortega están: Pistiando con guitarras, Arriba el sur y más arriba el norte.

En la canción El Coco alude al narco: “sacó una bolsa de nailon, repleta de perico, y puso sobre la mesa varias líneas de polvito, y los que andaban con él ¡como le sorbían bonito! A mí me dicen El Coco, qué nombre tan apropiado, desde de que yo era un escuincle (...)”

Ortega grabó 36 discos de música norteña y grupera; también participó en la película Alineando cabritos, junto con Amador Granados El Alacrán. Hoy su nombre se une a los decesos que han sacudido al mundo de los cantantes gruperos.

Entre ellos están Valentín Elizalde, originario de Sonora, y dos de sus escoltas, asesinados al salir del palenque de la Expoferia de Reynosa. El intérprete de La suavecita y sus guardias fueron acribillados en una camioneta, tras concluir la presentación.

Elizalde fue alcanzado por otro vehículo, desde donde salieron ráfagas de rifles de alto poder, aunque fue rematado a corta distancia con un arma corta.

Otro caso es el de Sergio Gómez, vocalista de K-Paz de la Sierra, quien luego de ser levantado tras participar en un baile popular fue torturado y asesinado. Su cuerpo se localizó en la comunidad de Chiquimitío, a 10 kilómetros de Morelia, Michoacán.

Asimismo, Carlos Ocaranza Rodríguez, El Loco Elizalde, fue ultimado hace tres años. Luego de una presentación en el bar La Revancha, en la avenida Vallarta, casi a la altura de Chapultepec de Chihuahua, firmaba autógrafos afuera del lugar cuando sujetos a bordo de una camioneta con placas de Sinaloa abrieron fuego contra él, informó entonces la Secretaría de Seguridad Pública del estado.

De la misma manera, recientemente en Culiacán un grupo de sicarios mató a balazos al cantante grupero Sergio Vega, conocido como El Shaka, cuando circulaba en un Cadillac de modelo reciente por la carretera México-Nogales 15, cerca de la comunidad de San Miguel Zapotitlán, municipio de Ahome.

Un cantante asesinado más es Chalino Sánchez, a principios de los años 90.

A la música norteña se le ha relacionado con el crimen organizado. En 2009 la Procuraduría General de la República (PGR) arraigó a Ramón Ayala y Los Bravos del Norte, a los Cadetes de Linares y al Grupo Torrente por presuntos vínculos con el cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

Ayala fue liberado posteriormente por motivos de salud. La PGR decretó libertad con reservas de la ley a 18 personas más que inicialmente fueron presentadas por elementos de la Secretaría de Marina, tras ser detenidas en Tepoztlán, Morelos, cuando participaban en una narcofiesta en la que se encontraban los líderes del mencionado cártel.

La Barbie

Recientemente, el narcotraficante Édgar Valdez Villareal, La Barbie, luego de su detención aseguró que los grupos criminales matan cantantes gruperos “porque andan con diferentes grupos, o cárteles”, porque no fueron a cantarle a algún narco o por estupidecesLa Barbie también reconoció ser amigo de Ramón Ayala y de casi todos los norteños.

El ex sicario del cártel de los Beltrán Leyva dijo que ellos son amigos de quien no son traficantes; ellos no se dedican a nada (sic), pero al final sí ya sabían que él se dedicaba a narcotráfico. Además, supuso que Joaquín El Chapo Guzmán mandó matar a Sergio, aunque no aclaró si a Sergio Gómez, líder de K-Paz de la Sierra, o a Sergio Vega, El Shaka, ambos ejecutados.

“Al Sergio lo han de haber matado porque venía para acá a cantar (...); yo pienso que fue El Chapo, o no sé quién sería, de que no fue a tocar a una parte”, reveló Valdez Villareal.

La Barbie asegura que los músicos no son traficantes ni nada, ellos no se dedican (a eso).

En años pasados comenzaron a surgir versiones de que grupos de música norteña amenizaban fiestas de narcotraficantes e incluso les componían corridos en los que describían sus hazañas.

Añadir un comentario