Política
Ver día anteriorMiércoles 27 de octubre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El movimiento exige a la procuraduría de Oaxaca liberación inmediata de los arraigados

El MULT niega implicación de tres escoltas en el asesinato del líder Heriberto Pazos
A. Samario, O. Vélez y M. Pérez
Corresponsales y reportera
Periódico La Jornada
Miércoles 27 de octubre de 2010, p. 21

Oaxaca, Oax. 26 de octubre. El Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) rechazó que los tres escoltas del líder Heriberto Pazos Ortiz estén relacionados con su asesinato y exigió a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) la liberación inmediata de los guardias.

Además, organismos civiles que pidieron medidas cautela- res para 135 indígenas triquis del municipio autónomo de San Juan Copala solicitaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) requerir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos la aplicación de medidas provisionales ante el incumplimiento del Estado mexicano.

Este día la PGJE informó oficialmente del arraigo por 30 días de Catalino Mendoza Cortés, Mauro Hernández Ramos y Heriberto Cid Mariscal, los dos primeros elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y el tercero, integrante del MULT. Los escoltas se encuentran en el cuartel de la policía estatal del municipio de San Bartolo Coyotepec.

Sergio Cruz Ruiz, miembro de la dirigencia colectiva del MULT, aseguró que la PGJE lo que busca son chivos expiatorios. Nosotros queremos que detengan a los que dispararon contra Heriberto así como a los autores intelectuales.

Comentó que los tres custodios ya se habían convertido en amigos de todos en la organización. Se la pasaban todo el día en las oficinas, desde las ocho de la mañana en que traían a Heriberto hasta la noche cuando se iba. Desayunaban y comían con nosotros. Son inocentes.

Dijo que buscarán entrevistarse con la procuradora oaxaqueña María de la Luz Candelaria Chiñas para exigirle que los libere y detenga a los verdaderos responsables. Ya decidiremos si vamos una comisión o nos movilizamos mil o 2 mil personas.

Mendoza Cortés tenía once años al servicio de Heriberto Pazos y Mauro Hernández, tres; este último viajaba con Heriberto Cid en la parte trasera de la camioneta en la que el dirigente del MULT fue asesinado.

La procuradora de Justicia estatal dijo el sábado, momentos después del atentado, que ninguno de los escoltas escuchó los disparos porque las personas que cometieron el asesinato, presumiblemente, utilizaron un arma con silenciador.

En tanto, la coordinadora general del Centro Regional de Derechos Humanos Bartolomé Carrasco Briseño, Minerva Martínez Lázaro, dijo que la CIDH notificó al gobierno mexicano, el pasado 7, el beneficio de las medidas cautelares, pero a pesar de eso y de los llamamientos por escrito a Omeheira López Reyna, directora de la Unidad para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, para que se apliquen, no se ha tenido respuesta alguna.

Subrayó que solicitaron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos medidas provisionales por ser la protección de los 135 pobladores de extrema gravedad y urgencia a fin de evitar daños irreparables en su integridad física.

Martínez Lázaro dijo que el Estado mexicano tiene un precedente de 11 medidas provisionales otorgadas por ese órgano internacional.

Ataque de la Ubisort en Coyuchi

Este martes, el MULT denunció que hombres armados de la priísta Unidad de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), procedentes de Guadalupe Tilapa, tirotearon la comunidad de Coyuchi.

El dirigente de ese organismo, Rufino Merino Zaragoza, dijo que los sujetos dispararon sus armas cerca de dos horas contra la comunidad; no hubo muertos, ni heridos. Los compañeros escucharon los tiros y se escondieron en sus casas, refirió.

En tanto en la ciudad de México, otros integrantes pidieron al Alto Comisionado de las Naciones Unidas intervenir en el caso.

También el Movimiento Antorchista Nacional denunció agresiones con armas de uso exclusivo del Ejército contra habitantes de San Juan Mixtepec, en el que murió el campesino Pedro Guzmán González.