Opinión
Ver día anteriorSábado 26 de febrero de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
En el Chopo

Vibraciones de aquellos años

Ramoncín

Javier Hernández Chelico
L

a chaviza vivía intensamente la Era de Acuario; la época jipiosa vivía su apogeo y todo estaba de poca: las tortitas eran el aliviane total, muchos nectes eran carnales de la onda y la maestriza rolaba con pelo largo, camisetas deslavadas, chalecos bordados, pantos de mezcla con campana muy acá, huaraches y morral: la ciudad era de ellos. Eran tiempos chidos. Por la noche, el personal más espeso le llegaba, por ahí de las nueve de la noche, al Chevlolet azul para ponerle en Radio Capita y listeniar el programa Vibraciones –también así se llamaba la columna de Alberto Macías en la revista México Canta. Una voz anunciaba: Vibraciones... con la incursión del talento humano en las dimensiones infinitas del sonido y la imaginación.. máxima expresión contemporánea del sentimiento y las técnicas musicales de la juventud (ah, verdá). Después, Manuel Camacho con palabras lentas y rebosantes de reverberaciones, deletreaba la introducción a las rolas que poco a poco clavaban a los maestrines en el rollo: hordas de sacerdotes flotan.../ todo el espacio/ finito e infinito/ es un desierto/ Un ingenuo balbucea: la justicia usa botas... y empezaba, Fairies wear boots/ Jack the ripper, de Black Sabbath.

Así, muchos supieron y se aprendieron, nombres tan extraños, intérpretes y canciones como Uriah Heep (The Wizzard Birthday), Hendrix (Gloria), Spooky Tooth (I Am the Walrus), Blind Faith (Sea of Joy), Frank Zappa & The Mothers of Invention (Peaches en regalia), Quicksilver Messenger Service (Fresh Air), Ten Year After (Going Home) Grateful Dead (American Beauty), Canned Heat (Refried boogie), Iron Butterfly (In a Gadda Da Vida), Jethro Tull (Aqualung), The Who (Pinball Wizard). Y apenas el martes pasado –bueno, anterior– dio un concierto en el Distrito Federal una banda (quién lo iba a imaginar entonces) de aquellos años: Deep Purple. Y no es del todo cierto (je, je) que los muchachos fueran atizayuca antes de oír Vibraciones.

Poco después, el calendario llegó a 1971, y el 10 de junio quedó marcado por la gandallez de los pinches halcones con estudiantes adolescentes que marchaban sobre la calzada México-Tacuba. Dos meses después, los mismos chavos –y otros que todavía no eran etiquetados como ninis– asistieron el 11 y 12 de septiembre al Festival Rock y ruedas en Avándaro. Gracias, Dr. Rafael J. Salin-Pascual por el material (sonoro) que provocó este nostálgico viaje.

La mayoría de los discos aquí mencionados, y otros por el estilo, son fáciles de adquirir en los pasillos del Tianguis del Chopo; los hay en acetato y en versión cedé; por ejemplo, con Gabriel Barrón, Yolanda Vargas o Francisco Martín se pueden conseguir algunos de esos elepés. Y hoy, hay que dar un rol por el Corredor Cultural: habrá clínica de guitarra con Itza, la Korn; en el Espacio Fotográfico, Chars Vz expone Sea of love; en la Galería Juantxo Sillero se exhibe la muestra La gráfica en CLETA. En Radio Chopo estará Ramoncín firmando autográfos, además de la acostumbrada tocada de rock en vivo. Todas las actividades son gratuitas.