Mundo
Ver día anteriorLunes 21 de marzo de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Revuelta en Magreb y Medio Oriente
EU, al mando de la operación en Libia, sin admitirlo

Londres y Washington hablan de un fin de semana exitoso

Queríamos proteger a civiles, no más bombardeos, se queja la Liga Árabe

Foto
Libios durante el funeral de víctimas de los ataques de la coalición, ayer en un cementerio de TrípoliFoto Reuters
Terri Judd
The Independent
Periódico La Jornada
Lunes 21 de marzo de 2011, p. 22

Los estadunidenses encabezaban este domingo las operaciones militares contra el régimen de Kadafi en Libia, pese a que durante días han insistido en que su papel es de apoyo.

Tanto Londres como Washington dijeron que las operaciones del fin de semana fueron exitosas: derribaron defensas antiaéreas y radares y baldaron la fuerza aérea del régimen. Sin embargo, precisaron que era muy pronto para especular cuándo podría terminar la operación. El gobierno estadunidense se ha esforzado por permanecer en el trasfondo, en tanto Francia aparece como la más agresiva al instar primero a establecer la zona de exclusión aérea y luego enviar la primera oleada de jets, el sábado. Pero Estados Unidos asumió el liderazgo durante el fin de semana, al empezar una segunda oleada de bombardeos, la noche del domingo.

El mando de la operación llamada Amanecer Odisea se entregó al general Carter F Ham, jefe del comando estadunidense en África (Africom), ubicado en Alemania. En la zona, el almirante Sam Locklear es el comandante de la fuerza de tarea conjunta, a bordo del navío estadunidense Mount Whitney. Los oficiales británicos se han coordinado con los jefes estadunidenses desde su cuartel en Northwood, en el noroeste de Londres, pero el vasto poderío marítimo y aéreo de Estados Unidos lo ha puesto a la vanguardia en la puesta en vigor de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Sin embargo, el almirante estadunidense Mike Mullen, presidente del Estado Mayor Conjunto, se mostró ansioso por transferir el mando a sus socios europeos y árabes. “Esperamos entregar el mando en los próximos días –señaló–. Es una operación militar, así que la transferencia tiene que hacerse con fluidez.”

El Consejo Noratlántico, cuerpo gobernante de la OTAN, se reunió en Bruselas este domingo para evaluar la posibilidad de asumir un papel formal de mando, asunto complicado por el hecho de que naciones como Alemania no toman parte en los ataques y porque existe el temor de que ese involucramiento desaliente la participación de estados árabes.

Liam Fox, secretario británico de la Defensa, expresó: Me parece muy importante para la opinión en el mundo árabe mostrar que no sólo actúa Occidente, sino que se trata de una coalición internacional.

Si bien tanto Qatar como Emiratos Árabes Unidos se preparaban a enviar aviones la noche del domingo, la coalición ya aparecía inestable, pues la Liga Árabe, que solicitó una zona de exclusión aérea, se quejó de los ataques. El secretario general, Amr Moussa, manifestó: Lo que queremos es la protección de civiles, y no el bombardeo de más civiles.

Este domingo, jets británicos Typhoon volaron de la base Coningsby de la Real Fuerza Aérea (RFA) en Londres hacia el sur de Italia. Los jets, a los cuales se unirán aviones Tornados, se encuentran en la base aérea Gioia del Colle para atacar blancos en Libia y patrullar la zona de exclusión. Un submarino británico clase Trafalgar permanecía frente a la costa del país norafricano.

El portaviones francés Charles de Gaulle zarpó de Toulon en ruta a Libia, en tanto 15 jets franceses volaron sobre el país norafricano sin encontrar resistencia. Figuras tanto militares como gubernamentales descartaron sugerencias de que los ataques aéreos pudieran ser seguidos por una invasión por tierra.

Si bien la resolución 1973 prohíbe fuerzas de ocupación, expertos dijeron que eso no impediría el uso temporal de fuerzas de tierra.

La noche del sábado, fuerzas británicas y estadunidenses atacaron más de 20 sistemas integrados de defensa antiaérea cerca de Trípoli y Misurata, lanzando 120 misiles de crucero Tomahawk desde el submarino británico ubicado frente a Libia y desde barcos estadunidenses. Tornados de la RFA, bombarderos invisibles B-2 estadunidenses y jets Harrier de un barco anfibio de asalto ejecutaron incursiones antes del amanecer.

En una acción de 5 mil kilómetros y ocho horas de duración, los Tornados del escuadrón Marham de la RFA realizaron su misión más larga desde la guerra de las Malvinas, e hicieron blanco en objetivos en Libia antes de volver a su país. La compleja operación requirió cuatro recargas de combustible en el aire. Las fragatas británicas Westminster y Cumberland permanecen frente a la costa libia, preparándose para participar en un bloqueo naval.

En horas tempranas del domingo, jets Mirage y Rafale franceses dispararon a tanques y vehículos blindados cerca del bastión rebelde de Bengasi. En una sesión informativa en Londres, comandantes de la RFA y la Marina Real insistieron en que los misiles de crucero Tomahawk y los Storm Shadow de los Tornados son armas de precisión, capaces de acertar en blancos dentro de un diámetro de uno o dos metros, luego de acusaciones de que hubo 48 personas muertas y 150 heridas. Estamos totalmente conscientes de los riesgos de operaciones como las de anoche, señaló el vicemariscal del aire Phil Osborn, al mando del grupo número 2 (Grupo de Apoyo Aéreo de Combate). El riesgo de daños colaterales siempre está en primer lugar en nuestra mente. No atacaríamos objetivos si hubiera riesgo.

Quién es el oficial a cargo

Luego de asumir el control del Comando de Estados Unidos en África, hace menos de dos semanas, el general Carter F Ham dijo que había muchos desafíos por venir. La carrera de 35 años del general ha incluido mando de tropas en Irak, asesoría a la Guardia Nacional de Arabia Saudita y revisión de la política militar en materia de homosexualidad.

El militar ha sido elogiado como un líder carismático y humilde, de temperamento tranquilo, aguda capacidad de análisis y métodos equilibrados.

El año pasado fue elegido por su experiencia y prudencia como uno de los dos generales encargados de realizar una evaluación integral de cara a la revocación de la ley no preguntar, no decir relativa a los homosexuales. El análisis concluyó que la orientación sexual no debe ser factor para reclutar, promover o para cualquier otra decisión relativa al personal.

Luego de un año de comandar tropas en Mosul, en el norte de Irak, en 2004 fue el oficial de más alto rango que habló en público de su propia ansiedad y de las dificultades del retorno a la patria. Explicó que el peso del mando, de dar órdenes que podían conducir a sufrir daño, de saber que habría muertes mes tras mes, había calado en su ánimo. Refiriéndose al día en que un atacante suicida voló una carpa comedor y mató a 22 elementos, comentó: Fue el peor día de mi vida, con mucho.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya