Mundo
Ver día anteriorMiércoles 23 de marzo de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Guerra a Libia
Ofensiva del régimen libio contra bastiones rebeldes

Entre los numerosos muertos en Misurata hay niños, denuncian pobladores

Fuerzas leales a Kadafi van hacia zonas residenciales para esquivar los ataques occidentales

Hasta que el coronel se detenga continuará la operación militar: Ban Ki-moon

Foto
Un joven es confortado luego de identificar el cuerpo de su hermano en la morgue de un hospital de Bengasi, quien murió en los enfrentamientos en AjdabiyaFoto Ap
Donald Macintyre
The Independent
Periódico La Jornada
Miércoles 23 de marzo de 2011, p. 27

Las fuerzas de Muammar Kadafi incrementaron sus agresiones contra dos bastiones rebeldes en el oeste de Libia este martes, al tiempo que el régimen exhibía la devastación dejada por los aviones de ataque estadunidenses y europeos en una posición que era inegablemente militar.

Los ataques contra Misurata, ciudad ubicada a unos 210 kilómetros de la frontera con Túnez, ocurrieron después de un tercer bombardeo, menos intenso, que el nocturno lanzado contra objetivos libios. Entre los daños se incluye la destrucción considerable de un astillero sobre la costa del Mediterráneo, en el extremo este de Trípoli, la capital.

Reporteros fueron llevados a la base de Abu Sittar, donde un ataque combinado de bombardeos y lanzamientos de misiles crucero incineraron cuatro porta misiles de la época soviética, al igual que un camión de bomberos y un gran lanza cohetes montados sobre un vehículo, que aparentemente montaba guardia en el astillero, del tamaño de un hangar, ahora convertido en una ruina quemada. Hierro retorcido y placas de acero colgaban de barras metálicas, había fragmentos de la construcción quemados y esparcidos por el suelo del edificio. Un humo de olor acre provenía de una fábrica de pintura cercana. Los portamisiles no habían sido cargados, pese a que en el lugar había numerosos misiles fabricados en Rusia, probablemente obsoletos.

Funcionarios de la marina libia no intentaron sugerir que el ataque había dejado muertos, ya no digamos civiles, víctimas de los bombardeos. Un tal capitán Fahmi Sokni afirmó que todo el personal del lugar había sido desalojado antes del ataque. Añadió que los misiles que había en el astillero tenían propósitos de entrenamiento, incluidos ejercicios conjuntos con fuerzas francesas e italianas. Estuve aquí cinco minutos antes del ataque, dijo, pero le pedimos a toda la gente que se retirara. No tenemos miedo y estamos con nuestro líder. Continuaremos la lucha”.

Los acontecimientos ocurrieron en medio de indicios de que el bombardeo occidental armó de valor a algunos civiles opuestos al régimen en Trípoli, quienes hablaron contra él, en privado. Un residente de la capital aseguró el martes que el líder libio cuenta con el apoyo de sólo 25 por ciento de sus bases duras y reconoció que la gente tiene miedo.

Otro ciudadano insistió en que profesionistas de la ciudad consideran que el líder libio es un desastre. A su vez, residentes de Misurata dijeron que la ciudad había sido atacada por fuerzas leales a Kadafi y que entre los numerosos muertos hay cuatro niños que fallecieron cuando un misil impactó el auto en que viajaban. Agregaron que el número de muertos fue de 40 durante los intensos combates del lunes. Hasta el momento ha sido imposible verificar versiones de que existe un conflicto en Misurata porque se impidió a reporteros llegar a la ciudad.

Foto
Opositores libios en la línea de combate a las afuerasFoto Ap

Un residente de dicha localidad, quien se identificó como Mohammed, declaró a Reuters de un lugar que dijo que estaba afuera del hospital de la ciudad. La situación es muy mala. Los tanques han comenzado a disparar contra la localidad desde la mañana. Francotiradores toman parte en la operación. Destruyeron el auto de un civil y murieron cuatro niños, el mayor tenía 13 años.

Un vocero del gobierno dijo que el lunes la ciudad fue liberada por las fuerzas leales a Kadafi a finales de la semana pasada, pero que posteriormente se encontraron células de la resistencia armada después de los bombardeos occidentales que dañaron el aeropuerto de Misurata.

Mojtar Alí, disidente libio en el exilio en algún lugar de Medio Oriente, informó que él está en contacto con su padre, quien vive en Misurata y afirmó: La gente sobrevive a base de comida enlatada y agua de lluvia acumulada en tanques. Agregó que las fuerzas del régimen han avanzado hacia zonas residenciales porque saben que no serán bombardeados ahí. La gente vive en total oscuridad, en términos de información y electricidad.

Un residente de Zintan aseguró a medios de comunicación que las fuerzas de Kadafi intentan retomar el control sobre esa localidad rebelde occidental mediante un ataque de armas pesadas, y aseguró que al menos diez personas fueron asesinadas ayer, mientras muchos de los pobladores huyen del lugar para refugiarse en cuevas en las montañas cercanas.

Durante su viaje a Túnez, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon afirmó: “Hasta que el coronel Kadafi se detenga, tendrá que continuar esta operación militar para implementar una zona de exclusión aérea”.

Indicó que la operación militara no es una intromisión en los asuntos internos de Libia ni una ocuapción de fuerzas extranjeras. Simplemente se protege a la población civil, sostuvo el secretario general.

© The Independent

Traducción: Gabriela Fonseca